La Rioja

Recorte a la privada: Salud reduce a la mitad las operaciones en la sanidad concertada

vídeo

Doctores en un quirófano. / L.R.

  • La Consejería concertó 1.124 operaciones en 2014, y este año serán 619, el 3% del total

La Consejería de Salud ha incrementado en el último año un 6 % la actividad quirúrgica en los hospitales públicos, hasta contabilizar 20.287 intervenciones entre enero y septiembre de 2016; y ha reducido a la mitad las intervenciones derivadas a la sanidad concertada, hasta un 3 % del total.

Así lo han explicado los directores del Área de Salud de La Rioja, Juan Ramón Rábade, y de Atención Especializada, José Miguel Acitores, al detallar la actividad quirúrgica y de las derivaciones sanitarias registradas en el último año en el Sistema Público de Salud de La Rioja.

Rábade ha afirmado que las intervenciones derivadas a otros centros por parte del Sistema Público de Salud de La Rioja representaba en 2015 el 5 % de la actividad quirúrgica total y, en la actualidad, esa cifra ha caído hasta el 3 %, con 619 operaciones, según informa la agencia EFE.

Ha recordado que en 2015 se derivaron 977 intervenciones a la sanidad concertada, un 5 % del total de las operaciones; que fueron 1.128 en 2014, un 6 %, por lo que se constata la reducción a la mitad de la actividad concertada en dos años.

"Nuevo modelo de gestión"

"Estos resultados son fruto del nuevo modelo de gestión implantado este año, basado en pactos de objetivos concretos con los distintos servicios, lo que está suponiendo una mejora sustancial", ha subrayado Rábade, quien ha agradecido a los profesionales el esfuerzo que realizan.

Las principales intervenciones y técnicas que se realizan a través de concierto público en La Rioja son las relacionadas con la cirugía cardíaca, especialidad que se practica exclusivamente a través de medios concertados; seguida de las de traumatología; oftalmología y cirugía, que registran más demanda asistencial.

La reducción sostenida de las derivaciones a otros centros se debe a la progresiva incorporación de diversas técnicas a la cartera de servicios del Servicio Riojano de Salud, como la hemodinamia, que ha pasado de ser una de las actividades exclusivas en la concertada a desempeñar un papel residual, ha precisado.

Para él, el papel que tiene la actividad concertada en La Rioja "resulta fundamental" para el mantenimiento de los criterios de calidad y de demora en la atención.

Por ello, "los conciertos sanitarios en La Rioja se seguirán utilizando, como en el resto del país, bajo los criterios de calidad y transparencia, manteniendo los controles e inspecciones que sean necesarios, como hasta ahora, y publicando los datos sobre derivaciones de forma periódica para que sean conocidos por toda la sociedad riojana", ha asegurado.

Ha apostillado que se manejan diferentes herramientas de gestión, como los tiempos de quirófano y el rendimiento de los recursos, encaminados a impulsar la actividad propia.

Se trata de acciones presentadas por la Consejería de Salud en 2016, incluidas en el plan de gestión de listas de espera; y también pasan por la concertación ocasional de los procedimientos que presentan mayor demanda.

Recorte en los tiempos de espera

Ha añadido que, en el primer semestre de 2016, las especialidades quirúrgicas que generan mayores demoras han incrementado la actividad propia con respecto al mismo período de 2015, un 40 % más registrado en oftalmología, con un gran impulso de la cirugía ambulatoria; un 6,5 % más en traumatología y un 3 % en cirugía.

Al incremento de la actividad, uno de los pilares sobre el que se sustenta la estrategia, se suman otras iniciativas a implementar, si fuera el caso, como potenciar las unidades de cirugía mayor ambulatoria alcanzando los mayores índices de ambulatorización de procedimientos; y otras medidas de gestión, como la unificación de protocolos y vías clínicas para racionalizar recursos y evitar duplicidades.

Rábade ha señalado que se ha dado preferencia a mejorar la respuesta a los tiempos de demora quirúrgicos, por lo que en los últimos años ha ido descendiendo el tiempo de espera media.

Se ha pasado de 58 días en diciembre de 2012, con especialidades con tiempos medios de espera por encima de los 70 días, a establecerse en 46 días a 30 de junio de 2016, frente a los 89 de media del Sistema Nacional de Salud.

Acitores ha indicado que la mayor demora se encuentra en las especialidades de traumatología y oftalmología; y la menor, en las de vascular y torácica.

Ha fijado en unos 300 pacientes que se encuentran a la espera de ser intervenidos tras rechazar que su operación se realizara en la sanidad concertada, pero ha indicado que la mayoría de ellos tienen una espera menor a los 180 días, cifra considerada dentro de la garantía establecida en el ámbito nacional.

Rábade también se ha referido a que el Sistema Público de Salud de La Rioja publicará a partir de ahora y con carácter mensual, los datos de actividad quirúrgica y todas las derivaciones a hospitales privados por especialidades, que podrán ser consultados en su página web (www.riojasalud.es).

Ha avanzado que, además, a partir del próximo mes de enero y con carácter trimestral, se publicará información sobre la demora en los ámbitos de la primera consulta y de las pruebas complementarias.