La Rioja

UGT pide que la estación de autobuses no se licite con «una baja temeraria del 30%»

Terrenos sobre los que se construirá la futura estación de autobuses de Logroño. :: fernando díaz
Terrenos sobre los que se construirá la futura estación de autobuses de Logroño. :: fernando díaz
  • El sindicato exige que se desestimen las propuestas que recortan el precio más del 10% del promedio del conjunto de ofertas presentadas, «el tope fijado por la Ley»

El secretario general de FICA-UGT de La Rioja, Juan Carlos Alfaro, instó ayer a las tres administraciones que integran la sociedad LIF 2002 -encargada de licitar la construcción de la futura estación de autobuses de Logroño, la cúpula de unión con la terminal de trenes y la urbanización del parque resultante- a que impidan que el concurso se adjudique «posiblemente esta semana» con «una baja temeraria media del 30%». Además, solicitó tanto al Gobierno central como al Ejecutivo riojano y al Ayuntamiento de Logroño que se queden fuera de concurso las ofertas que plantean un precio final inferior al 10% de media del conjunto de las propuestas presentadas, que «es el tope máximo de recorte que permite la Ley de Contratos del Sector Público». En el caso del Ayuntamiento, recordó, el suelo se acorta todavía más: al 5%.

«Estamos molestos y cabreados». Con estas palabras arrancó su comparecencia ante la prensa el máximo responsable de la Federación de Industria, Construcción y Agro. Según explicó, este problema de las bajas temerarias es un asunto que se trata en una de las mesas del diálogo social «y, a la primera de cambio, nos dan con la puerta en las narices». «Me estoy planteando si acudir a la próxima reunión», dijo.

A su juicio, «y como ya comprobamos con el Palacio de Justicia, adjudicar las obras públicas con estos precios tan bajos repercute directamente sobre los trabajadores». En el caso de la nueva sede judicial «la plantilla hacía jornadas de 14 horas y, al ser portuguesa, sus condiciones laborales no eran las que regula el convenio de La Rioja ni tampoco estaba protegida por nuestra normativa de prevención y seguridad laboral».

Alfaro añadió que la bajada «temeraria» del precio del 30% sólo se puede entender, bien porque el presupuesto de licitación «se infla», bien porque los técnicos «no hacen bien su trabajo» o, bien, se mostró convencido, «porque la rebaja repercute en las subcontratas, las auxiliares y los trabajadores, que sufren excesos de jornada, falta de medidas de seguridad, problemas para cobrar o no se incluyen los materiales que establece el proyecto».

Asimismo, el secretario general de FICA-UGT compartió con la patronal del sector en La Rioja (CPAR) que los proyectos se liciten por lotes «para facilitar la concurrencia de las empresas riojanas» que «cuentan con personal fijo y cumplen el convenio. «En las obras grandes, como la estación de autobuses, que parte con un presupuesto de 19,8 millones sin IVA, las firmas riojanas no pueden acceder por sí solas y tienen que recurrir a integrarse en una UTE con la adjudicataria», subrayó.

Por último, Alfaro avisó de que UGT estará «vigilante» sobre el desarrollo de las obras de la estación para que se cumplan las condiciones que exigen el convenio y la Ley.