La Rioja

Cunas aisladas para bebés enfermos

Martín, con personal sanitario de Pediatría, en la nueva Unidad de Lactantes del San Pedro. :: juan marín
Martín, con personal sanitario de Pediatría, en la nueva Unidad de Lactantes del San Pedro. :: juan marín
  • La nueva Unidad de Lactantes evita la transmisión de infecciones mediante boxes independientes

Cada año ingresan en el Servicio de Pediatría del Hospital San Pedro cerca de 1.000 niños, de los que un 30% lo hace en la Unidad de Lactantes.

Las patologías infecciosas, especialmente las respiratorias (y entre ellas, la bronquiolitis), constituyen los principales motivos de estas hospitalizaciones. El San Pedro puso en marcha ayer una nueva Unidad de Lactantes, compuesta por ocho boxes aislados mediante un acristalamiento, con el objetivo de proporcionar a los niños de entre 0 y 1 año una atención más eficaz y evitar la transmisión de infecciones entre pequeños que ya están enfermos. Asimismo, pretende incrementar la privacidad y comodidad tanto de los niños ingresados como de sus cuidadores.

La consejera de Salud, María Martín, destacó que el nuevo dispositivo, ubicado en el mismo lugar en el que se situaba el anterior y con una superficie de algo más de 100 metros cuadrados, supone «un paso muy importante en la seguridad del paciente».

El jefe del Servicio de Pediatría, José Revoiro, detalló que esta mejora se sustenta en que los ocho boxes son independientes y cuentan con un «sistema de entrada y salida del aire, no de ventilación, sino de circulación, que permite evitar que muchas infecciones que se pueden transmitir de esta manera se extiendan a los niños ingresados».

«Antes intentábamos sacar a los que presentaban cuadros infecciosos, lo que generaba un problema de camas», admitió Revoiro; quien remarcó que a partir de ahora «podremos usar las cunas para los lactantes y las habitaciones, para los niños».

Y es que la Unidad de Lactantes se dirige a bebés de entre 0 y 1 año, «si bien el destino principal será para los niños de 0 a 7 meses, puesto que a partir de edades superiores ya tienen capacidad para ocupar una habitación del resto de la planta», aseguró.

Ocupación

El jefe de Pediatría estimó que anualmente más de 400 bebés, de las edades indicadas, harán uso de este servicio, lo que representa un aumento de la ocupación en relación al dispositivo que existía con anterioridad y que acogía a unos 300 niños al año. «Las instalaciones en general, pero muy especialmente las medidas de seguridad que se han puesto ahora, posibilitan en términos operativos el incremento de la afluencia de niños», avanzó.

Las obras de la nueva Unidad de Lactantes, desarrolladas en los últimos meses, han requerido una inversión de 37.000 euros. La actuación se ha centrado en instalar ocho boxes acristalados, con un sistema de climatización reformado.

También se han añadido nuevos espacios, como un despacho para reuniones entre progenitores y el profesional que atiende a cada niño, un nuevo sistema de almacén médico; además de otras mejoras que aumentan la confortabilidad de este área.