La Rioja

El disgusto del Prado y la polémica por la seguridad

El Museo del Prado era propietario de dos de los cuadros robados (el de Beruete y el de Lhardy). Meses después, irritado su patronato por la falta de seguridad de la pinacoteca riojana, el Ministerio decidió retirar los 43 lienzos del siglo XIX que mantenía depositados en el Museo de La Rioja. Finalmente, cuando ya se había dictado la orden para embalar los cuadros, un acuerdo político al más alto nivel frenó el traslado. Tras la reticencia inicial a instalar cámaras (por considerarlas «ortopedias antiestéticas»), la Consejería se avino a implantarlas y a colocar a las puertas del edificio un guarda jurado. «Es uno solo, sí, pero grande como una montaña», enfatizó el entonces director general de Cultura, Domingo Rivera.

El Museo cerró en el 2004 y no volvió a abrir sus puertas hasta el 2013, tras una reforma que se prolongó por nueve años (siete más de lo previsto).