La Rioja

Un sector en vanguardia

Esta sexta edición de Futuro en Español permite reflexionar sobre el papel de la industria agroalimentaria en la creación de riqueza y en cómo podemos utilizar ese gran patrimonio común, el idioma, para favorecer las posibilidades de negocio a ambos lados del Atlántico. La Rioja, cuna del español, es una comunidad donde la actividad agraria y la industria agroalimentaria tienen una importancia capital. Basta recordar que la agricultura supone el 4,5% del PIB y el 41,7% de la cifra de negocios de la industria procede del sector agroalimentario. Así que podemos deducir que la dependencia de la economía riojana del sistema agroalimentario es muy elevada. Aún más si tenemos en cuenta a la industria auxiliar y los servicios (profesionales, turísticos, enológicos, tecnológicos) relacionados con la agroalimentación. Podemos decir que el complejo agroalimentario puede suponer alrededor del 30% del PIB. Una cifra asombrosa.

Pero es que además su productividad y su índice de rentabilidad son notablemente superiores a la media española; y si hablamos de subsectores, por supuesto que el vitivinícola es el más importante, pero también destacan el sector cárnico y el de frutas y hortalizas, tanto en conserva como en fresco.

No obstante, somos una comunidad pequeña. Nuestra industria agroalimentaria sólo supone el 2% del total nacional. Pero eso no es un obstáculo para que nuestro complejo agroalimentario esté en vanguardia y tenga mucho que aportar a los retos a los que se enfrenta. Como los retos demográficos o los relativos a las necesidades de los consumidores. Desafíos normativos, tecnológicos o medioambientales. Desafíos como la importancia de asegurar el abastecimiento de materias primas y el avance de conceptos como nutrición y salud o de los hábitos de consumo. Y un gran reto general: la sostenibilidad, sin comprometer la competitividad. Desafíos que las empresas deben afrontar ganando en dimensión, creando un entorno favorable a la innovación e intensificando la capacidad exportadora. Aplicando el conocido proverbio: Si quieres ir rápido camina sólo; si quieres llegar lejos, ve acompañado.