La Rioja

Momento de la detención del presunto yihadista el pasado miércoles en la peluquería en la que trabajaba en Calahorra. :: isabel álvarez
Momento de la detención del presunto yihadista el pasado miércoles en la peluquería en la que trabajaba en Calahorra. :: isabel álvarez

El juez envía a prisión al presunto yihadista detenido en Calahorra

  • El magistrado imputa a Amine Bouyardane los delitos de enaltecimiento del terrorismo, adoctrinamiento y autoadoctrinamiento

logroño. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata decretó ayer prisión provisional para el presunto yihadista Amine Bouyardane detenido el pasado miércoles en Calahorra por su relación con el Daesh, según informaron a Efe fuentes jurídicas.

El detenido, de origen marroquí y de 30 años, pasó ayer a disposición judicial y tras prestar declaración ante el juez de instrucción José de la Mata fue enviado a prisión por delitos de enaltecimiento del terrorismo, adoctrinamiento y autoadoctrinamiento.

El hombre fue detenido en la madrugada del miércoles por la Guardia Civil acusado de participar directamente en actividades relacionadas con el enaltecimiento y la difusión de propaganda de la organización terrorista Daesh, incluso llegó a defender los atentados de Niza, en los que fallecieron 84 personas.

El operativo que acabó con la detención de Amine Bouyardane comenzó a las 4 horas de madrugada. A esa hora, agentes de la Guardia Civil accedieron al interior de la peluquería 'Innova', ubicada en el número 7 de la calle El Sol, de Calahorra. En su interior dormía Amine Bouyardane. En el registro del establecimiento, los agentes localizaron una elevada cantidad de dinero e intervinieron dispositivos electrónicos que requisaron.

Posteriormente, los agentes trasladaron al acusado a la vivienda en la que residía en Calahorra, ubicada en el número 30 de la misma calle El Sol. Del inmueble, que compartía con otra persona, los agentes sacaron varias cajas con documentación. La operación, que se cerró a última hora de la mañana del miércoles, incluyó un segundo registro de las dependencias de la peluquería.

Su regreso a la ciudad riojabajeña, se precipitó, según los agentes de la investigación, tras la redada que el 1 de diciembre del pasado año acabó con la detención en Pamplona del marroquí Salim Aghmir, de 32 años, días antes de que emprendiera viaje a Siria para unirse a las hordas del autodenominado 'Califato'.

Aghmir regentaba una tetería en el barrio de San Jorge y en la trastienda de su negocio se dedicaba a hacer apología y captación de muyahidines para el Estado Islámico. A esas reuniones era asiduo el detenido en Calahorra, que por entonces residía en la capital navarra. Tras la operación de Pamplona, Bouyardane aumentó de forma evidente las medidas de seguridad adoptadas, tanto en sus desplazamientos por la ciudad como en sus actividades en la red y ante su sospecha de estar siendo objeto de algún tipo de vigilancia policial abandonó de manera repentina Pamplona y se trasladó a Calahorra. Bouyardane continuó de forma autónoma con su proceso de radicalización, adoctrinamiento y auto-adoctrinamiento terrorista.