La Rioja

Sindicatos y empresarios ponen matices a la caída del desempleo que refleja la EPA

A la hora de interpretar y valorar los datos de la EPA, los enfoques suelen ser antagónicos, pero de vez en cuando se aprecia un cierto acercamiento. Esa fue una de las derivadas, en La Rioja, de los datos de la EPA. FER, Cámara de Comercio y sindicatos aplaudieron el descenso... pero dudaron, por diferentes motivos, de su, digamos, calidad. Así, desde la FER se hizo hincapié en el negativo balance interanual: «La poca movilidad en la creación de empleo en los últimos 12 meses alerta sobre una situación de estancamiento de la economía y ralentización del consumo».

Por su parte, la Cámara de Comercio recordó que sólo La Rioja y Asturias destruyeron empleo en el interanual y alertaron de que «pese al incremento de la ocupación» la región es «la comunidad con menor porcentaje de incremento en la ocupación (+0,51%) frente al 2,65% de la media nacional».

Mientras, los sindicatos celebraron el descenso del desempleo, una luz con muchas sombras, concluyeron. Desde CCOO aseguraron que la EPA revela «que La Rioja es la región donde menos sube la tasa de empleo durante el último año» y que «todos los indicadores económicos demuestran que La Rioja sigue siendo incapaz de crear empleo estable porque nuestro modelo económico carece de políticas industriales fuertes que generen puestos de trabajo más allá de los periodos vacacionales y la vendimia».

Para UGT, el descenso de paro se debe a «la bajada de la actividad y al empleo autónomo, no a la creación de empleo». En este sentido destacó que «el número de asalariados cayó en 2.500 personas durante este trimestre». «La caída del desempleo es la consecuencia matemática de varios factores: por un lado baja la actividad (2.300 activos dejaron de serlo, es decir, dejaron de buscar empleo y pasaron a ser inactivos); y por otro, aumenta exponencialmente el empleo autónomo: 4.000 nuevos autónomos se registraron en La Rioja este mes», completó.

Finalmente, desde la CSIF se destacó que «La Rioja pierde 1.600 empleados públicos en el tercer trimestre del año».