La Rioja

Fomento renuncia a duplicar el tramo riojano de la N-232 y sólo rescatará la AP-68 en Logroño

vídeo

Imagen de la autopista y paralela, la N-232 por donde circulan varios camiones, a la altura del polígono de El Sequero. :: justo rodríguez

  • El Ministerio ve «injustificadas» dos vías de alta capacidad paralelas salvo en la ronda sur de Logroño, cuya obra y liberación costará 305 millones de euros

No habrá duplicación de la carretera N-232 en el tramo riojano -en Aragón, sin embargo, los 29 kilómetros que restan por convertir en autovía ya se han licitado- y el rescate anticipado de la autopista AP-68 se ceñirá exclusivamente al trayecto entre Arrúbal y Navarrete para la ronda sur de Logroño. Así lo confirma a Diario LA RIOJA el director general de Carreteras del Ministerio de Fomento, Jorge Urrecho, quien considera que «no está justificada la coexistencia de dos infraestructuras de gran capacidad prácticamente paralelas como serían la autopista AP-68 y la autovía A-68 [actual nacional 232]».

leer más

El razonamiento, hasta cierto punto lógico cuando construir la nueva autovía llevaría incluso más de los diez años que le quedan a la concesión, contradice sin embargo los mensajes que los diferentes partidos regionales, tanto el PP como luego el PSOE, han transmitido sobre la supuesta necesidad de no renunciar a la autovía y que, incluso en el año 2000, llevó al Gobierno regional a aplaudir (en este caso al PP) la ampliación de la concesión de la autopista AP-68 del 2011 al año 2026.

De hecho, los planes de Fomento pasan por convertir en autovía la actual autopista dentro de una década cuando concluya la titularidad de la concesionaria: «Es mucho más racional utilizar la infraestructura existente, es decir la AP-68 libre de peaje, ya que dispone de capacidad suficiente para absorber el tráfico de la N-232», señala Urrecho. En todo caso, el director general de Carreteras tiene claro que no será antes del fin de la concesión: «El coste del rescate del peaje de la AP-68 se estima en unos 1.900 millones de euros, mientras que la liberación del peaje parcial en La Rioja supondría unos 780 millones». «El Ministerio de Fomento -continúa- ha manifestado en varias ocasiones, y mantiene, que no se renovarán las concesiones de las autopistas cuando lleguen a su final de plazo».

Bonificaciones y obras

Jorge Urrecho, al igual que hizo el ministro Rafael Catalá, argumenta limitaciones presupuestarias y también la correcta gestión de los recursos públicos para la alternativa planteada y asegura que, en todo caso, el Ministerio es sensible a las necesidades y demandas de la Comunidad riojana: «Insisto en que las actuaciones necesarias en la AP-68 en el entorno de Logroño, entre Arrúbal y Navarrete, son prioritarias para nosotros y se trabajará en su adecuación como ronda sur libre de peaje». La inversión del proyecto asciende a unos 305 millones de euros, 137 para ejecución de obra -remodelación de tres enlaces y construcción de otros tres- y 168 para el rescate, y Urrecho recuerda que existen también importantes bonificaciones para el uso de la autopista y la descongestión de la N-232: «Hay gratuidad para todos los vehículos ligeros con vía T [confinanciada al 50% con el Gobierno riojano] en trayectos diarios de ida y vuelta entre Haro y Alfaro; gratuidad en los movimientos internos de Logroño [Cenicero-Agoncillo] para todos los vehículos, y un descuento del 50%, para pesados y ligeros, que realicen movimientos internos en toda la región y que no cumplan los requisitos de la primera gratuidad».

El director general de Carreteras apunta además que no se paralizarán las obras programadas en la N-232 como son las variantes de Briones, Fuenmayor y El Villar de Arnedo: «Son actuaciones de mejora puntuales y se harán a corto plazo al margen de que la autopista se convierta en la vía de alta capacidad tras la finalización de la concesión».

En este sentido, Fomento tiene en redacción el proyecto de la variante de Briones por importe de 37 millones de euros. Igualmente, se encuentra en redacción el de la variante de Fuenmayor, cuya actuación supondrá una inversión de 71,3 millones de euros y, por último, está pendiente de licitación, «cuando las disponibilidades presupuestarias lo permitan», la variante de El Villar de Arnedo, con un coste previsto de 24 millones de euros.

Jorge Urrecho explica que se realizan además actuaciones puntuales de mejora, refuerzo de firme y estabilización de taludes en la N-232 por valor de más de tres millones de euros y elude hablar de paralización de planes de duplicación de la N-232. «La duplicación se llevará a cabo con el uso, tras el final del periodo concesional, de la autopista de peaje».