La Rioja

«La hispanidad está en crecimiento y va a marcar el futuro internacional»

«La hispanidad está en crecimiento y va a marcar el futuro internacional»

  • Juan Carlos Elorza | Director de los sectores Productivo y Financiero de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina

  • Elorza defiende que «todavía tenemos en el mercado global canales por explotar a nivel del idioma»

Hoy director de Desarrollo Productivo y Financiero en CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, el economista colombiano Juan Carlos Elorza interviene este viernes en las VI Jornadas de Futuro en Español con una ponencia sobre 'Clústers y cadenas de valor' en el sector agroalimentario y en la mesa redonda posterior.

- CAF-Banco de Desarrollo de América Latina se ha convertido en un socio indispensable de las Jornadas de Futuro en Español. ¿Es acertado el lema, tiene futuro el idioma en un mundo global donde es omnipresente el inglés?

- Sin duda. La hispanidad tiene todavía una gran vigencia en la medida en que todos los hispanohablantes estamos en un proceso de crecimiento y desarrollo que va a marcar el futuro no solo de nuestras regiones, sino también el internacional.

- Hoy hablará de clústers en el sector agroalimentario. ¿Qué aportan?

- El modelo de clústers es muy útil en países y regiones donde la producción agrícola y agroindustrial está caracterizada por unidades pequeñas o mediadas porque es indispensable pensar en los temas de escala de la producción para que funcionen de manera eficiente en los mercados de gran escala. Nada mejor que las aglomeraciones de productores de los mismos bienes para que logren organizarse de tal manera que puedan estandarizar sus productos para generar esa escala y poder de negociación.

- El sector agroalimentario riojano está sustentado especialmente en pequeñas empresas. ¿Pasa su futuro por esa estrategia de crecimiento vía coaliciones?

- Sí. Su sostenibilidad en el futuro va a estar determinada por su capacidad de innovación y su rápida adaptación a los cambios de los mercados. Desarrollar esa capacidad de innovación es quizás el reto más importante para las unidades pequeñas y medianas e incluso para las grandes. Estamos en un mundo con una velocidad de cambio impresionante en la incorporación de tecnologías y con variaciones en la productividad y en los rendimientos agrícolas de los competidores con lo que es clave estar en esa carrera porque el que no cambie va a tener problemas, pero el que no esté dispuesto a cambiar desaparecerá.

- Las exportaciones agroalimentarias riojanas y españolas se concentran en la UE y ponen la vista en Estados Unidos y mercados emergentes asiáticos. ¿No se están desaprovechando las posibilidades de Latinoamérica? No sé si desde Latinoamérica ocurre lo mismo...

- Sí es un tema recurrente. Cuando los productores quieren iniciar su carrera exportadora piensan en primera medida en los mercados más grandes, que es donde consideran que pueden tener algún pequeño espacio y descartan entrar a mercados similares o incluso más pequeños que el suyo donde pueden tener una posición muy fuerte. España tiene una ventaja enorme en América Latina y no solo por la unidad cultural e idiomática, sino porque ya tenemos vínculos previos que favorecen esa relación, como canales financieros, inversiones anteriores que ya han tenido un aprendizaje de mercado que pueden ser canales muy eficientes para aproximar también a los productores agrícolas y agroalimentarios. Brasil y México son economías enormes que pueden ofrecer tantos o más beneficios que el mercado de Estados Unidos.

- Retrocedamos al principio, cuando hablábamos del mercado global, ¿qué importancia tiene entonces el español en el desarrollo e impulso del sector agroalimentario?

- Creo que tenemos todavía en el mercado global canales por explotar a nivel del idioma. El mercado agroalimentario está marcado profundamente por su destino final, que es el consumidor, las personas y éstas son también lo que hablan. Incluso en economías grandes, como Estados Unidos, hay importantes colonias de personas que hablan español, que viven en español y que constituyen un nicho fundamental. El idioma no es solo lo que hablas, sino también lo que comes y eso es fundamental.