La Rioja

Luena defiende el «no hasta el infinito» del PSOE a una investidura de Rajoy

  • El secretario general de los socialistas riojanos ratifica que la delegación regional rechazará en el Comité Federal una abstención que facilite el Gobierno del PP

El exnúmero '2' del PSOE nacional compareció ayer en calidad aún de líder de los socialistas riojanos para confirmar lo ya sabido: los cinco delegados de La Rioja en el Comité Federal -Beatriz Arraiz, Victoria de Pablo, Francisco Ocón, José Ignacio Pérez y el propio Luena- votarán en el cónclave que se celebrará mañana en contra de la abstención del Grupo Parlamentario a una virtual investidura de Rajoy. Un «no hasta el infinito» que alentó a que compartan el resto de las federaciones y que, según dijo, se basa en el sentir «muy mayoritario» de las bases riojanas en las asambleas celebradas en las últimas fechas. «Me gustaría haber hecho una consulta entre la militancia, pero la gestora lo rechazó hasta dos veces», desveló la mano derecha de Pedro Sánchez hasta su defenestración el pasado 1 de octubre al tiempo que descartó que alguno de los cinco votos riojanos recoja el sentir de quienes abogan en la comunidad por la abstención. «Son un grupo muy minoritario y comprensivo», zanjó.

Luena sintetizó en tres las razones de un 'no' al presidente en funciones que a su juicio es «lo mejor para España y para el PSOE, por ese orden». En primer lugar, el encubrimiento de la posición de los socialistas bajo la pregunta de si son preferibles unas terceras elecciones. «Pueden utilizarse eufemismos o cualquier otro tipo de recursos retóricos, pero la abstención es un apoyo indirecto a Rajoy», argumentó para, en segundo término, invocar la responsabilidad de cumplir con los votantes socialistas y completar así «el proceso de reconciliación del partido con el electorado progresista y de izquierdas». Un argumentario que completó con la obligatoriedad de escuchar a la militancia «como siempre ha hecho el PSOE desde su fundación a finales del siglo XIX».

Su exposición fue el prólogo para ser interrogado sobre cuál será su voto personal en el Congreso como diputado en caso de si, como todo parece indicar, el Comité Federal de mañana se inclina por la abstención. Hasta tres veces se negó a responder abiertamente, remitiéndose a las declaraciones que realizó el pasado 19 de abril en Madrid donde dijo que asumirá la decisión que adopte el cónclave «porque la unidad y el respeto a las decisiones del partido tiene que ser absoluto». Más explícito se mostró sobre si, como auguran algunas voces, podría dejar su escaño si no respeta la disciplina del partido en la votación de investidura. «Todo lo que sea cumplir las normas, bien; todo lo que vaya en plan fantasmada, quietos», aseguró para invitar a que «no se vaya nadie del PSOE» en unos momentos críticos para el devenir del partido que debe dirimirse a la mayor brevedad en un congreso. «El futuro lo decidirán los militantes», declaró.

Su presencia en Martínez Zaporta fue la ocasión de conocer si, como avanzó cuando fue nombrado secretario de Organización federal por Pedro Sánchez, no optará a la reelección de secretario general del PSOE riojano. «La decisión permanece», dijo. «Seguiré ejerciendo hasta el congreso como hasta ahora, con la tranquilidad de que en La Rioja hay muchos socialistas que ya llevan las riendas del partido», concluyó.