La Rioja

De los 47.333 escolares de La Rioja, 1.444 discapacitados están actualmente integrados

Unas compañeras de Hiba la acompañan a otra aula. :: DÍAZ URIEL
Unas compañeras de Hiba la acompañan a otra aula. :: DÍAZ URIEL

El Gobierno de La Rioja indica que todos los centros públicos y concertados de la comunidad son considerados de integración porque cuentan con recursos materiales y personales para atender a la diversidad del alumnado. Al margen de los dos centros de Educación Especial (Marqués de Vallejo y Los Ángeles), los demás, los ordinarios, cuentan con aulas sustitutorias o son considerados centros de atención preferente para alumnos con necesidades educativas especiales asociadas a discapacidad motórica o al Trastorno de Espectro Autista. De los 47.333 alumnos riojanos matriculados en el actual curso 2016-17 en Educación Primaria y Secundaria, 1.444 tienen algún tipo de discapacidad y están escolarizados en modalidad de integración con carácter permanente o transitoria. La mayoría de ellos (590) tienen discapacidad intelectual. Los alumnos escolarizados en Educación Especial son 227. Y 527 alumnos requieren necesidades educativas especiales con carácter transitorio.

El subdirector general de Ordenación Educativa, Innovación y Atención a la Diversidad del Gobierno de La Rioja, Antonio Mendaza, explica que, «cuando un niño se va a incorporar a la Educación Infantil pasa por los equipos de Atención Temprana, donde se valora el tipo de educación que necesita». No obstante, «es habitual que, si no se detecta una discapacidad grave, el niño se integre en un grupo convencional, aunque después es posible que el centro lo derive a un orientador, se realice un seguimiento o se traslade a un centro de Educación Especial, según el dictamen de escolarización», añade Antonio Mendaza.

Para la Educación Secundaria la valoración es semejante y se realiza el mismo seguimiento. «Siempre se intenta que haya una adecuación mediante medidas de apoyo para conseguir la normalización», asegura el subdirector general de Ordenación Educativa, Innovación y Atención a la Diversidad. El objetivo que persigue la Consejería de Educación es «optar, siempre que sea posible, por la inclusión en los centros educativos ordinarios, integrar a los niños con alguna discapacidad en aulas normalizadas, al menos hasta que sea posible y recomendable», describe Antonio Mendaza, y afirma que lo que se trata es de que «el alumno adquiera autonomía personal para favorecer su integración social y laboral».