La Rioja

El CIBIR alberga el primer Centro de Bioética de habla hispana acreditado por la UNESCO

El CIBIR alberga el primer Centro de Bioética de habla hispana acreditado por la UNESCO
  • La cooperación internacional, la organización de seminarios y actividades formativas, objetivos del centro

El Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR) alberga desde hoy el Centro Nacional de Documentación e Información en Bioética, que es uno de los cuatro del mundo acreditados por la UNESCO en esta área y el único de habla hispana.

El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha inaugurado estas instalaciones, acompañado por la directora de la División de Ética, Juventud y Deporte del Área de Ciencias Sociales y Humanas de la UNESCO, Ángela Melo, y el coordinador de bioética en del CIBIR, Luis Vivanco.

En declaraciones a los periodistas recogidas por la Agencia Efe, Ceniceros ha resaltado que este centro se convertirá en "una referencia internacional" en investigación y bioética.

Además, ha subrayado que "se da un paso importante uniendo lengua, ciencia y ética", ya que el centro de La Rioja será el único de los cuatro especializados en esta materia en el que se hablará español.

Después de diez años de funcionamiento del CIBIR, para el Gobierno de La Rioja supone "una gran satisfacción" contar con este centro acreditado por la UNESCO.

Así, La Rioja aspira a ser depositaria del conocimiento presente en materia de bioética, a contribuir a su extensión, a favorecer la formación de los profesionales de la salud y a promover nuevos caminos en la investigación y el debate científico.

Por su parte, Melo ha indicado que la entrada en funcionamiento de este centro supondrá "un paso gigantesco" en la cooperación internacional en el campo de la bioética y en las ciencias de la tecnología.

Vivanco ha detallado que los otros tres centros acreditados por la UNESCO en el área de bioética están ubicados en Lituania, Kenia y Egipto, por lo que el del CIBIR será el primero en el ámbito de habla hispana.

Ha recordado que el español es el segundo idioma más hablado a nivel mundial y tiene una "presencia importante" durante las casi cuatro décadas de desarrollo que tiene la bioética.

En este sentido, ha incidido en que muchos de los trabajos que desarrolla el CIBIR en este área se realizan en colaboración con Iberoamérica en temas comunes relacionados con el bienestar de la sociedad.

Cooperación internacional

Además de la labor de recopilación de información en bases de datos, otras de las funciones de este centro serán la cooperación internacional, la organización de seminarios y actividades formativas y el fomento de la investigación en bioética.

La bioética, que analiza el papel de la ciencia en relación con los valores humanos y la moral, ofrece un soporte fundamental para que pueda avanzar la investigación básica y aplicada del resto de las ciencias experimentales y, en particular, de las ciencias sobre la salud.

Con la creación del Centro Nacional de Documentación e Información en Bioética del CIBIR se pretenden impulsar nuevas iniciativas formativas en el área de bioética, educación y ética y, a la vez, promover la investigación en este campo y su difusión, además de recabar información para su almacenamiento en el Observatorio Mundial de Ética.

En estos momentos el Centro de Documentación e Información en Bioética del CIBIR trabaja en colaboración con la UNESCO en la organización de cursos dirigidos a docentes, profesionales y público en general.

También se encarga de la publicación de resultados de investigaciones conjuntas en profesionalismo médico y de la difusión de publicaciones de esta organización en bioética, ciencia y tecnología.

Además, se está avanzando en el trámite oficial de acreditación del centro dentro de la categoría 2 de la UNESCO, con lo que pasará a ser un centro adscrito a la propia UNESCO.

El centro consta de dos salas, una de consulta y otra para la gestión de la información, situadas en la segunda planta del CIBIR, y su entrada en funcionamiento se produce nueve meses después de que la consejera de Salud, María Martín, firmase en la sede de la UNESCO un acuerdo para crear este recurso.