La Rioja

Accidente fingido en Piqueras

Entrada de los bomberos a la galería de evacuación del túnel de Piqueras. :: p. h.
Entrada de los bomberos a la galería de evacuación del túnel de Piqueras. :: p. h.
  • Servicios de emergencias de La Rioja y Soria participan en un simulacro en el túnel

  • La práctica consistió en socorrer a los heridos en la supuesta colisión entre un turismo y un autobús y en extinguir un incendio

Todo se reduce a un ejercicio práctico, aunque debe ceñirse a la más estricta realidad. Por eso, los intervinientes ayer por la mañana en el simulacro que tuvo lugar en el túnel de Piqueras no recibieron ninguna instrucción, para que el dispositivo movilizado actuase como si de verdad hubiera ocurrido un grave accidente.

En verdad no sucedió, pero lo que activó el operativo fue la supuesta colisión de un turismo que circulaba en dirección Soria-Logroño contra un autobús que viajaba en sentido contrario. Como consecuencia del choque, se desató un conato de incendio en el interior del paso. Las primeras informaciones hablaban de que entre los veintiún pasajeros del autocar había alguno grave.

El operativo se puso en marcha a partir de una llamada al 112. Al tratarse de un túnel situado a caballo entre la comunidad de La Rioja y la provincia de Soria, al lugar de los hechos se trasladaron recursos sanitarios y bomberos de las dos autonomías implicadas; así como patrullas de la Guardia Civil y equipos de Cruz Roja. También se desplazó al paso limítrofe un helicóptero.

Ambulancias

La ambulancia con base en Villanueva de Cameros fue la más rápida en llegar al lugar del siniestro. Los operarios del centro de control, ubicado ya en tierras sorianas, le dieron paso y comenzó a asistir a los heridos. Luego vinieron más. El conductor del turismo no se encontraba, ya que se había dado la vuelta para salir de la 'jaula' que supone un túnel en estos casos. El personal del centro de conservación sofocó el fuego, a la espera de que los bomberos lo terminaran de extinguir. También los primeros indicaron a los viajeros que resultaron ilesos que podían abandonar el interior del paso a través de la galería de evacuación, situada en un extremo y a la que no entra el humo.

El objetivo principal de este simulacro, que el plan de autoprotección de la infraestructura indica que debe reeditarse en el plazo máximo de cuatro años, se basa en comprobar las actuaciones, los tiempos de autoevacuación realizados por los usuarios del túnel y la efectividad de las instalaciones para llevar a cabo dicha autoevacuación; al tiempo que evaluar la coordinación de los servicios externos de emergencia de La Rioja y Castilla y León.

En unos quince días, los recursos que han participado en esta práctica analizarán los resultados y extraerán conclusiones. Para efectuar el simulacro, el túnel permaneció cerrado al tráfico de 9 a 14 horas y la circulación se desvió por el puerto.