La Rioja

Cuatro de cada diez asistidos por Cáritas tiene empleo o pensión pero sigue precisando ayudas

Deja tu huella... contra la pobreza. Ayer, en la sede de Cáritas. :: justo Rodríguez
Deja tu huella... contra la pobreza. Ayer, en la sede de Cáritas. :: justo Rodríguez
  • La entidad alerta de la «cronificación» de la pobreza y anima a no bajar los brazos de la solidaridad pese a la mejora económica

Cáritas alerto ayer de la «cronificación» de la pobreza y animó a la sociedad riojana a seguir colaborando con la entidad: «Debemos mantener viva la alerta social porque la frase de 'hemos salido de la crisis' ha hecho bajar la solidaridad de los ciudadanos». Luis Lleyda, director de Cáritas Diocesana, presentó así la 'Semana contra la pobreza', que la entidad ha puesto en marcha coincidiendo con la celebración, ayer lunes, del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

Cáritas, con datos de los diez primeros meses de este año, asegura que la primera conclusión de su observatorio de la realidad social es que la pobreza se «cronifica en La Rioja»: «Un 17% de personas que reciben ayudas lo hace durante al menos durante los últimos tres años, es decir, no encuentran recursos alternativos y, además, un 19% sigue percibiendo recursos pese a que cuenta con una pensión contributiva y otro 19% lo hace también pese a disponer de un empleo». «Tener ingresos -agregó Lleyda- ya no garantiza estar fuera de la pobreza». De hecho, casi cuatro de cada diez de los programa de participantes de Cáritas necesitan ayudas pese a contar con una pensión o ingresos laborales.

El perfil de estas personas con pobreza cronificada (más de tres años percibiendo ayudas) responde a personas con hijos a cargo (44%), estudios primarios (76%) y sin ingreso alguno (26%). El responsable de Cáritas sí reconoció que la situación económica ha mejorado en líneas generales desde el punto de vista de la estadística, pero no lo suficiente como para garantizar una vida digna: «Hemos apreciado un ligero descenso del desempleo, hasta el 70% de los participantes de los programas de ayudas de Cáritas, cuando hace un año era del 81%, pero los trabajos que consiguen son muy precarios, con muy pocas horas o muy poco sueldo».

Ingresos medios

En este sentido, recordó que la media de ingresos en los participantes de iniciativas de ayuda directa de Cáritas (unas 5.200 personas y más de 12.000 si se tienen en cuenta a sus familias) es de 390 euros frente a los 370 euros de hace un año: «¿Se puede vivir con 400 euros al mes?», se preguntó.

En lo que va de año, Cáritas ha dedicado más de 200.000 euros a ayudas relacionadas con la pobreza, 50.000 de ellos a pagos relacionados con la vivienda, 30.000 a educación (material escolar sobre todo), pero también han tenido que aportar fondos para gastos de salud, como la compra de gafas o acudir al dentista, así como 5.000 euros para pagar deudas.

Así, José Andrés Pérez, delegado de episcopal de Acción Social de Cáritas, recordó que «sigue siendo necesaria la concienciación social y la sensibilidad, por mucho que mejoren las estadísticas económicas». Pérez recordó la campaña 'Ayer, hoy y mañana', con que actualmente trabaja Cáritas y que precisamente invita a no bajar los brazos: «La solidaridad social fue necesaria ayer, lo es hoy y lo será también mañana; necesitamos que la alerta social siga viva porque el problema continúa y seguirá ahí».