La Rioja

Ignacio Espinosa, durante la entrevista. :: juan marín
Ignacio Espinosa, durante la entrevista. :: juan marín

«El retraso del Palacio ha sentado mal, ya no sabíamos dónde citar a la gente»

  • El presidente del TSJR celebra el inminente traslado a las nuevas dependencias de Murrieta que, destaca, «mejorarán el servicio al ciudadano»

  • Ignacio Espinosa Presidente del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja

Ignacio Espinosa afronta sus últimas semanas en el Palacio de Justicia de Bretón de los Herreros. Si las cosas van como se espera, en diciembre la justicia riojana se mudará y él cambiará las 'vistas' al patio del vecino edificio de Hacienda por las del entorno de Murrieta, las de la nueva sede judicial. Su idea era 'presumir' de Palacio este lunes ante sus homólogos del resto de comunidades autónomas. Pero las cosas del Palacio (de justicia) siempre han ido despacio. «Claro que han sentado mal tantos retrasos», admite abiertamente explicando que la incertidumbre de dónde se celebrará un juicio señalado en el largo plazo ha marcado el día a día de muchos juzgados. También lo agradecerán las víctimas que han tenido que sufrir, dice, situaciones «vergonzosas».

- El consejero de Justicia anunció en el Parlamento el traslado al nuevo Palacio en diciembre. ¿Se lo había anunciado el consejero?

- Lo dijimos los dos a la vez. Habíamos estado hablando y me explicó que se habían agotado los plazos y la vía de recursos por lo que todo se reactivaba. Sí, claro, me lo había comentado antes el consejero.

- ¿En algún momento pensó que se jubilaría sin estrenarlo?

- No, no. Yo voy a hacer como los jueces del Supremo de EEUU que dicen que nunca se jubilan y que raramente se mueren (ríe). Todos esos retrasos han sentado mal. Cuando venían a vernos los consejeros, tanto Emilio del Río como Conrado Escobar, les preguntábamos por una fecha. Sobre todo porque cuando un juez citaba a la gente para dentro de 7 u 8 meses no sabía dónde hacerlo. También por las propias instalaciones. Hay zonas, como la del Juzgado de Violencia contra la mujer, en la que se juntan víctimas y agresores, se acumula gente...

- Vamos, que no van echar de menos estas instalaciones.

- Es una maravilla el nuevo Palacio de Justicia. Además se juntarán todos los órganos que ahora están diseminados: equipos de menores, forenses, Abogacía del Estado... Además uno de los edificios se queda vacío por lo que nunca se nos quedará ni obsoleto ni pequeño. También mejorará el servicio para el ciudadano. Hace años, cuando aún no era presidente, recuerdo que se instaló la Oficina de Atención a la Víctima junto al Registro Civil. Las víctimas estaban esperando en la puerta junto al resto de la gente. Era una vergüenza.

- ¿La relación con el Gobierno regional sigue siendo buena?

- No ha cambiado. Siempre lo digo. Cuando les planteamos necesidades se vuelcan con nosotros.

- Quizá en otros tiempos la sensación que se transmitía era de cierta frialdad...

- No necesariamente. Lo que sucede es que los jueces somos independientes. En mi caso soy presidente del TSJR y de la Sala de lo Civil y lo Penal. En caso de que haya una denuncia civil o penal a un miembro del Gobierno o a otro aforado, me tocaría a mí y da la casualidad que cuando necesito un ordenador se lo pido al consejero de Justicia. Cuando vas a una recepción siempre te encuentras con los mismos y son a los que tenemos que controlar si alguien les demanda. Siempre he defendido la necesidad de que los presidentes de los TSJ solo tuvieran una labor gubernativa, no judicial.

- Una forma de evitar posibles presiones...

- A mí nadie me ha intentado presionar. Puedes ser independiente porque te resistes a esas presiones, pero en mi caso, en toda la carrera, nunca me he sentido presionado en mi independencia, cosa que no habría permitido jamás.

- Reúne desde el lunes a todos sus compañeros del resto de TSJ y entre los asuntos que tratarán será la unidad de atención a las causas de corrupción.

- Son jornadas que hacemos todos los años y que queríamos aprovechar para que el resto conociera el Palacio de Justicia... aunque solo van a conocer el hall... Analizamos temas interesantes para nosotros y también para la ciudadanía. La unidad de atención a las causas de corrupción es un recurso que se pidió desde los juzgados y que presta una ayuda básica a los juzgados más pequeños.

- En La Rioja no tenemos casos de corrupción...

- Como ciudadano y presidente de la Sala de lo Civil y lo Penal, que juzga a los aforados, me tranquiliza. La verdad es que no hemos tenido ningún caso.

- La política, en muchas ocasiones, da el salto a la administración de justicia. ¿Se sienten utilizados?

- Depende a qué nivel. En Cataluña, por ejemplo, se está viendo claro que el Tribunal Constitucional se está utilizando como un tribunal político porque le llevan cuestiones políticas, de forma que si no se sientan a negociar y a dialogar los responsables de los partidos, acaban en los tribunales. En cualquier caso, para eso están los juzgados. Eso puede hacer que el ciudadano tenga la percepción de que un tribunal está politizado pero son asuntos que están dentro de su competencia y que podrían haber arreglado los políticos si habrían negociado.

- ¿Y cómo valora imágenes como la del concejal de Badalona rompiendo un auto judicial frente a las cámaras el pasado 12 de octubre?

- Las cuatro asociaciones de jueces y magistrados sacamos un comunicado en el que se apuntaba que las decisiones judiciales son para cumplirlas, que se trata de un desprecio a la administración de justicia hacer esos signos tan patentes contra el estado de derecho. Se señalaba que les puede gustar o no gustar el auto, pero es una ofensa, un acto de pura desobediencia a uno de los tres poderes del Estado. Es tan evidente que todas las asociaciones judiciales se han puesto de acuerdo.

- ¿Qué le pide al año judicial?

- Aparte del Palacio de Justicia, como siempre el tercer Juzgado de lo Penal y completar las salas de lo Social y lo Contencioso del TSJ. Cuando tenga volumen de trabajo la Sala de lo Civil y Penal no podremos ceder esos magistrados que venimos cediendo para completar esas salas.