La Rioja

Al futuro desde la tradición

Los mejores vinos se cuidan en las barricas. :: fernando díaz
Los mejores vinos se cuidan en las barricas. :: fernando díaz
  • Bodegas Vallemayor, que mantiene su espíritu familiar, exporta a varios países europeos, Estados Unidos y China

En los últimos tiempos son muchas las pequeñas bodegas que se están haciendo fuertes en Rioja apelando a su tradición familiar, a una vendimia controlada en sus viñedos propios y a un cuidado en la elaboración buscando llegar a un mercado de mucha competencia con vinos de calidad y especiales. Un trabajo que se desarrolla y perfecciona a lo largo de muchos años, bebiendo de la cultura local, nada menos que cinco generaciones de viticultores en el caso de Bodegas Vallemayor.

La venta de vino a granel fue, al igual que para otras muchas bodegas riojanas, el germen de su historia, previo a la elaboración de sus propios vinos con la fundación de Bodegas Luis Pérez Foncea e hijos en los años ochenta, que desde 1996 se presenta con el nombre de Bodegas Vallemayor con Rafael y Luis Carlos Pérez al mando. Un largo trayecto hasta llegar a un presente en el que la bodega quiere definirse por sus vinos. «Estamos siempre encima de nuestros vinos, del campo a la botella, poniendo en ellos el cariño y la pasión de una bodega familiar y ofreciendo una personalidad concreta y que no cambia con las añadas», explica Rafael Pérez.

Bodegas Vallemayor cuenta con tres líneas bajo su sello principal al que da nombre la bodega, «una de vinos jóvenes en tinto, blanco y rosado, otra de tradicionales con crianza, reserva y gran reserva y otra más especial de 'terroir', con viñedos singulares», detalla Rafael Pérez, pero también ofrecen sus jóvenes bajo el sello 'Tondeluna'.

Una gama para todos los gustos y que les permite posicionarse en diferentes mercados. Desde hace tiempo habían entrado en varios países europeos, pero en los últimos años han conseguido además posicionarse en Estados Unidos y China, algo realmente importante para cualquier bodega. «Siempre hemos tenido vocación exportadora», apunta Rafael Pérez. El mercado nacional está «recuperándose» actualmente y en él Bodegas Vallemayor practica «una atención directa con el cliente», comenta Pérez, que también señala que «es difícil entrar en un mercado tan competido pero cuando lo consigues logras quedarte por la calidad del vino».

Actualmente la bodega cuenta con 70 hectáreas de viñedo propio entre Fuenmayor y las localidades vecinas, elaborando entre setecientos mil y un millón de litros, seleccionando la uva para sus diferentes vinos. Además, es reseñable la ampliación que llevo a cabo la bodega el pasado año, aumentando la nave de elaboración, las oficinas y la sala de cata. En cuanto al futuro, Rafael Pérez se plantea «el aumento de la superficie de viñedo y afianzarse en los mercados» como retos de una bodega que avanza «paso a paso».