La Rioja

Trabajadores del Museo de La Rioja piden a Cultura que no prorrogue a su directora

María Teresa Sánchez Trujillano,  en el 2014, junto a un cuadro  erróneamente atribuido al  Greco expuesto en el Museo  de La Rioja.
María Teresa Sánchez Trujillano, en el 2014, junto a un cuadro erróneamente atribuido al Greco expuesto en el Museo de La Rioja. / Miguel Herreros
  • La Consejería ha accedido a la solicitud de Sánchez Trujillano de aplazar su jubilación y dice no encontrar «causas objetivas» para que no siga en el cargo

«Por el buen funcionamiento del Museo de La Rioja», los trabajadores de su sede en Logroño han solicitado al Gobierno regional que no prorrogue en el cargo a su directora, María Teresa Sánchez Trujillano, una vez cumplida recientemente la edad de jubilación. Al alcanzar los 65 años, Sánchez Trujillano, licenciada en Arte y directora del Museo de La Rioja desde el 1 de abril de 1979, ha solicitado una prórroga para continuar en el ejercicio del cargo y la Dirección General de Turismo y Cultura se la ha concedido por seis meses, con arreglo a lo que establece el reglamento de la Administración autonómica. Según el director general Eduardo Rodríguez Osés, a él no le constan «razones objetivas» para sustituirla. Los trabajadores, en cambio, le atribuyen «deficiencias graves» en el funcionamiento del Museo y «mala gestión» del personal. Sánchez Trujillano, por su parte, ha declinado hacer declaraciones a este diario sobre una cuestión que considera «de orden interno».

Según ha podido saber Diario LA RIOJA, el conjunto de funcionarios que actualmente trabajan en el Museo ubicado en el palacete de Espartero (el conservador, el responsable del departamento de Educación y Acción Cultural, la responsable de la biblioteca y archivo, ocho subalternos y otras dos personas de mantenimiento y limpieza) han remitido a Cultura del Gobierno autonómico un escrito en el que expresan su «malestar, profundo desagrado y preocupación» por no haber solucionado una situación que entienden que «menoscaba gravemente el funcionamiento» del Museo de La Rioja. Temen que esta primera prórroga ya concedida por los responsables políticos de la institución pública sea solo la primera de una serie de ellas y que termine por perpetuar a Sánchez Trujillano otros cinco años (hasta que cumpla los setenta de edad). «Es el momento -dicen- de una renovación necesaria que a nadie perjudique».

En el escrito actual, la plantilla del Museo reproduce los motivos que ya en el 2014 expusieron a Cultura en una primera carta y que, a su juicio, aconsejaban dicho cambio antes incluso de aprobar la primera prórroga. En su alegato contra la continuidad de Sánchez Trujillano aducen razones relativas a la «conservación y seguridad del patrimonio», que consideran que no están garantizadas con ella al frente, así como a la «gestión de los medios e instalaciones», donde advierten de «graves deficiencias». Cuestionan también «la gestión de eventos y programación de actividades» con «absoluto desinterés y desprecio» hacia las propuestas de la propia Dirección General de Cultura. Y critican además «la poca sintonía» con los artistas locales hasta el punto de emplear la sala de exposiciones temporales con criterios arbitrarios y de vetar a determinados creadores por razones personales.

Por último y siempre según su escrito, los trabajadores hacen referencia a la gestión del personal con «malos modos» por parte de la directora, a la que acusan de «falta de sintonía» y de «crear mal ambiente» en la casa. Todo ello, insisten, afecta al «buen funcionamiento del Museo» y creen llegado «el momento de una renovación».

«Transiciones tranquilas»

Los responsables de Cultura, por su parte, creen que «conviene que haya transiciones tranquilas», en palabras de Rodríguez Osés. El director general reconoce estar al corriente de la situación y dice haberse ofrecido, si no a mediar en el conflicto, sí «a escuchar a ambas partes». «Lo que importa -ha declarado a este diario- es que el Museo de La Rioja funcione muy bien».

Preguntado por si le constan razones objetivas que aconsejen sustituir a la actual directora, Osés responde categóricamente que no. «A lo mejor el problema existe desde hace muchos años», añade haciendo referencia a los casi cuarenta que Trujillano lleva en ese puesto y al escaso año y medio que lleva él en el suyo, por donde han pasado no pocas personas antes (José Luis Pérez Pastor, Javier García Turza, Pilar Montes, Gonzalo Capellán y Domingo Rivera solo con los gobiernos del PP). En cualquier caso, afirma, «nosotros hemos actuado de forma prudente y diligente».

Los trabajadores están a la espera de poder mantener en breve una prometida reunión con la consejera responsable, Leonor González Menorca, titular de Desarrollo Económico e Innovación, y obtener respuesta formal a su escrito. Hasta ahora, puntualiza un portavoz de la plantilla, «la Consejería siempre ha estado apagando fuegos».

Por su parte, María Teresa Sánchez Trujillano, preguntada por este diario, prefirió «no comentar nada a la prensa» sobre una cuestión que considera estrictamente «de orden interno». La directora del Museo de La Rioja es responsable también de las sedes museísticas de la Romanización (en Calahorra), el Torreón (Haro) y la Casa Encantada (Briones).