La Rioja

Espinosa durante la presentación de las jornadas. :: j.marín
Espinosa durante la presentación de las jornadas. :: j.marín

Los presidentes de los tribunales superiores de justicia de España se reúnen desde el lunes en Logroño

  • La corrupción, los nuevos recursos de apelación penal y los riesgos de la justicia digital, entre los temas que debatirán los magistrados

La crisis, allá por el año 2011, se llevó de La Rioja las aperturas del año judicial. Había que contener gastos, y por una cuestión de responsabilidad, explicó ayer el presidente del TSJR, Ignacio Espinosa, el dinero asignado regresaba a las arcas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Este año sí que habrá. Será este el lunes, se extenderá hasta el miércoles, contará con la presencia de todos los presidentes de los tribunales superiores de justicia del país y asistirán, además, Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, y el ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá.

Durante tres días, que comenzarán en el vestíbulo del nuevo palacio de Justicia habilitado al efecto, los presidentes de los TSJ debatirán sobre diferentes asuntos de actualidad entre los que destacarán, indicó Espinosa en la presentación de las jornadas, el análisis de la unidad de atención a las causas de corrupción, un organismo que entró en funcionamiento en marzo del 2015 y que fue creado con el objetivo de contribuir a que la tramitación y resolución de este tipo de procedimientos sea ágil y eficaz y que, según informaba en su momento el CGPJ, actuará «en apoyo de los órganos judiciales que lleven causas por corrupción de especial complejidad».

De igual manera, apuntó Espinosa, durante la primera jornada los presidentes de los TSJ de Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia y Cataluña analizarán los posibles conflictos que pueden surgir entre la justicia digital y la tutela judicial efectiva. En este sentido, explicó que lo primero son las garantías de los ciudadanos por lo que la digitalización de la Justicia no debe «conllevar una merma de los derechos de los ciudadanos, que no por mucho correr y ahorrar costes se les deje sin garantías, sobre todo en el ámbito penal». La primera jornada se cerrará con una ponencia sobre la casación contencioso-administrativa autonómica.

En la segunda de las jornadas, los presidentes de los TSJ se trasladarán hasta Briones y celebrarán el encuentro en las instalaciones de la bodega Vivanco. Espinosa destacó que entre los temas que se tratarán destaca la ponencia sobre la nueva apelación penal (a cargo de los presidentes de los TSJ de Cataluña, Baleares y Galicia). «En los casos en los que las audiencias provinciales conocían por primera vez un caso, el único recurso posible era el de casación ante el Supremo», explicó Espinosa, que recordó que tras un par de avisos de la justicia europea se introdujo el recurso de apelación, que «permite recurrir una sentencia de la Audiencia ante la sala correspondiente del TSJ» en lugar de acudir directamente al Supremo.

El estatuto orgánico de presidentes de TSJ y una ponencia titulada 'Hacia un nuevo sistema de justicia más ágil y eficaz' cerrarán el encuentro en Briones y darán paso, a primera hora del miércoles, al debate de conclusiones y a la clausura, por parte del ministro en funciones, de las jornadas.

Cuestionado por la situación actual de la justicia en España, Espinosa recordó que «estamos por debajo de la media europea en jueces, con 12 por cada 100.000 habitantes por 21 en Europa, y en fiscales, con 5 por cada 100.000 habitantes por 11 de media europea. Haría falta el doble de jueces y fiscales, pero como es imposible por la situación económica, lo que hay que hacer es optimizar lo que tenemos».