La Rioja

«La política de la UE con los refugiados es terrible, inhumana y antisolidaria»

Carlos Berzosa, máximo responsable de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, visita hoy Logroño. :: v. vicens
Carlos Berzosa, máximo responsable de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, visita hoy Logroño. :: v. vicens
  • «En España hay grupúsculos fascistas pero no creo que, de momento, tengan ninguna incidencia electoral», asegura

  • Carlos Berzosa Presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado

Carlos Berzosa es un hombre inquieto, con un extenso currículum al que hace dos años añadió unas líneas, las que ocupaban su nuevo cargo: presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Una tarea ingrata en los tiempos que corren con millones de personas llamando a las puertas de una Europa de la que dice sentirse avergonzado. Berzosa, catedrático de Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid, y rector del mismo campus entre el 2003 y el 2011 imparte hoy la conferencia inaugural durante la apertura del curso 2016-2017 del Ateneo Riojano.

¿Cómo se está enfrentando Europa a la crisis de los refugiados?

Fatal. La UE está demostrando una gran incompetencia para resolver el tema de los refugiados y, sobre todo, una desunión a la hora de tomar políticas de común acuerdo como estamos viendo con los húngaros o como con otros países que están muy duros con el tema de los refugiados. Realmente Europa tiene suficiente nivel económico para absorber a esos refugiados sin ningún tipo de problema. Por ejemplo, en España nos dicen que tenemos que ubicar a 17.000 y hemos tenido en los últimos años cuatro millones de emigrantes, ¿qué son 17.000 frente a cuatro millones? No son nada. Es una política terrible, inhumana y antisolidaria.

¿Entiende que puede haber cierto temor a que entre los refugiados se 'cuele' algún yihadista?

Sí, eso es lo que se dice y no me cabe duda de que puede suceder. No hay un control claro específico, pero es que los yihadistas que han intervenido en París son gente de dentro, no que han venido de fuera, que viven ahí, que han nacido ahí, que son franceses o belgas. Porque haya cuatro que se puedan colar no vamos a hacérselo pagar a la gente en general, a los niños, porque hay muchos niños perdidos, que no tienen familias, ¿qué ha pasado con ellos? Es un drama humano terrible. Y esto se puede resolver como lo está haciendo Italia, que están admitiendo a unos 150.000 al año y los ha reubicado en el norte y en el sur del país. Si Italia puede hacer esto, ¿cómo no lo vamos a poder hacer nosotros? España se comprometió a reubicar 17.000 refugiados de Siria, pero llevamos muy pocos 2.000 o 3.000.

¿Nos hemos inmunizado a la imagen de los refugiados?

Esas imágenes, como la del niño Aylan, hacen una labor positiva porque conciencian a la gente, hacen que no se muestre impasible. La toma de conciencia es muy importante en este proceso, pero a su vez, la gente piensa: que si nos van a invadir, si nos van a ocupar los puestos de trabajo, que si se pueden colar yihadistas... En España la sociedad no está en contra, pero lo estamos viendo en Hungría y en el Reino Unido. A Merkel, por ejemplo, su actuación bastante positiva a favor de los refugiados le puede costar el puesto. Existe otra propaganda adversa que hace que la gente tenga temor. Se apunta a los refugiados como los responsables de la crisis y del paro cuando no son lo son. Hay que mirar a los bancos que la han creado.

¿Teme un rebrote de la ultraderecha en España?

En España no parece que se vaya a producir un rebrote fuerte de la ultraderecha como sí está creciendo peligrosamente en Francia o en Alemania, países que han sido un referente de acogida. También en Finlandia, donde el 13% ha votado a la ultraderecha. En España la ultraderecha realmente está dentro del PP, pero tampoco hace un discurso xenófobo ni contra el euro. El PP, como tal, no lleva esas posturas, pero sí que están dentro estos grupos ultras. También surgió Vox y ha habido intentos de algunos partidos pero realmente no tienen resultado. Ahora, nunca se puede decir de este agua no beberé. Sí que hay grupúsculos fascistas pero no creo que, de momento, tengan incidencia electoral ninguna.

¿Qué deberes le pondría al nuevo Gobierno?

Le reclamaríamos una actuación más decidida para informar. Todos los refugiados quieren ir a Alemania, pero entre Alemania y estar como están ahora siempre hay sitios intermedios como puede ser España. Pero el Gobierno no está informando de ello cuando debería hacerlo. También hacen falta medios para que vengan a España, en avión, gratuitamente, porque desde luego sí que tenemos capacidad para acogerlos, pero eso sería una labor de Gobierno. Lo primero que tendríamos que decir a los gobernantes es que hagan una verdadera política a favor de los refugiados porque, además, el derecho de asilo es una política de estado, no de las comunidades autónomas. Es importante una colaboración Gobierno central, comunidades autónomas y municipios y hacer una política más abierta de la que se está haciendo ahora.

La suya, ¿es una tarea ingrata?

Es muy gratificantes a nivel personal. Pero de alguna manera es ingrata porque hemos tenido muchos problemas económicos como consecuencia de los recortes. Hemos tenido dificultades para sobrevivir, los hemos superado, pero todavía nos queda. Hemos visto que había mucha insensibilidad de las autoridades y del Gobierno para conseguir fondos, pero esto ha cambiado. El giro de Merkel se nota aquí también, lo mismo que los nuevos gobiernos autonómicos y ayuntamientos. Lo que es ingrato es la indignación y la impotencia que uno siente frente a lo que está pasando, eso es lo más duro, lo más ingrato. Por lo demás, estás participando de crear conciencia, de denunciar violaciones de derechos humanos, de apoyar a la gente refugiada, de darles asilo ,de asesorarles jurídicamente, pero realmente como ciudadano europeo me siento avergonzado de esta Unión Europea