La Rioja

«Nadie puede decidir sobre lo que nos afecta a todos los españoles», dice Bretón

El cuartel de la Guardia Civil de 
Logroño acogió ayer los actos 
de celebración de la patrona del 
Instituto Armado. :: juan marín
El cuartel de la Guardia Civil de Logroño acogió ayer los actos de celebración de la patrona del Instituto Armado. :: juan marín
  • El delegado del Gobierno defiende en la celebración de la patrona de la Guardia Civil la unidad de España como «nuestro mejor patrimonio histórico»

logroño. La Guardia Civil celebró ayer su día grande. Una jornada repleta de tradición y exaltación de la labor del Instituto Armado en la que el patio del cuartel de Logroño acogió el acto central, donde estuvieron presentes representantes de todas las instituciones. Alberto Bretón, delegado del Gobierno en La Rioja, criticó con dureza a todos aquellos que ponen en tela de juicio «la unidad de España, la soberanía nacional y la igualdad de los españoles».

Bretón, que ensalzó el trabajo de la Guardia Civil antes de recordarles su «obligación moral y el compromiso personal de mantener sin mancha el prestigio de la Guardia Civil», reconoció asistir «con indignación a propuestas de destierro de nuestros símbolos constitucionales, a manifestaciones incomprensibles de odio y rencor de todo lo que representa nuestra historia en común».

En esa línea, denunció que se trata de «comportamientos que se realizan desde partidos políticos y desde personas que ocupan cargos institucionales a los que han accedido gracias a los derechos y libertades recogidos en la Constitución Española que ellos mismos ahora mancillan y vulneran». El delegado del Gobierno apuntó que la unidad de España se ve amenazada «por propuestas e iniciativas que sólo sirven a quienes quieren el enfrentamiento, la fractura y la división para así justificar su proyecto político o personal, y que en nada ayuda a la convivencia».

«La unidad es nuestro mejor patrimonio histórico y nuestra base más sólida sobre la que proyectar nuestro futuro. Algunos pretenden romper esta unidad ocultando que con ella fuimos capaces de conseguir logros y gestas como las que hoy celebramos», defendió antes de lanzar un mensaje con un claro destinatario: «Es absolutamente falso que el derecho a decidir sea un derecho que se pueda atribuir unilateralmente a una parte del territorio [...] el derecho a decidir lo tiene el conjunto del pueblo español [...] Los habitantes de una comunidad autónoma tienen derecho a escoger quién gobierna su autonomía, pero no tienen derecho a decidir unilateralmente sobre lo que nos afecta a todos los españoles», expuso Bretón. «Todos, incluidos los parlamentos regionales, están sometidos a la ley».

Antes de agradecer los servicios prestados a los agentes que durante este año han abandonado el servicio activo, de reconocer los méritos de los 39 condecorados en el acto de ayer y de recordar a todos los agentes fallecidos en acto de servicio, Bretón reiteró que «sin el respeto a la ley cualquier poder y cualquier Gobierno pierden su legitimación», y recordó el mandato que pesa sobre los ejecutivos y los tribunales: cumplir y hacer cumplir la ley. Además, el delegado del Gobierno consideró que en esta situación son más necesarias que nunca instituciones sólidas: «Nuestro país necesita [...] un Gobierno que dé estabilidad, seguridad y confianza, un Gobierno con el apoyo parlamentario de los partidos políticos constitucionalistas para defender la legalidad democrática y constitucional».

Raposo: «Siento vergüenza»

Menos incisivo, aunque con mensajes claros, el coronel José Raposo reiteró el compromiso de la Guardia Civil con la sociedad española, se mostró confiado en el futuro del cuerpo y exigió a los agentes «lealtad, vocación de servicio, disciplina e iniciativa», además de trabajo en la «integración con los ciudadanos».

Pero quizá lo más significativo fue la felicitación a la Policía Nacional por la operación que, en septiembre, se cerró con la detención de dos agentes de la Guardia Civil, uno de ellos miembro del GAR. Raposo no dejó lugar a medias tintas y habló de los agentes detenidos como «dos personas que, a pesar de vestir el uniforme y trabajar en la Guardia Civil, están muy lejos de ser considerados como tales, pues carecían y carecen de las virtudes y valores [...] de esta institución. Me avergüenzo de este hecho y pido disculpas a todos los riojanos», completó.