La Rioja

Bayo y Sánchez sellan el acuerdo con un apretón de manos. :: d. uriel
Bayo y Sánchez sellan el acuerdo con un apretón de manos. :: d. uriel

Aulas con iniciativa empresarial

  • La iniciativa promovida por la Obra Social de Ibercaja busca estimular el espíritu emprendedor entre escolares de 5º y 6º de Primaria

  • Nueve colegios riojanos participan en el programa 'Aprendiendo a emprender'

Se trata de alumnos que crean y gestionan una cooperativa centrada en la fabricación de productos artesanales. Cuando ya tienen la empresa madura, se celebra un mercado de cooperativas, dedicado a la venta de los bienes elaborados por los escolares. Parte de los beneficios que obtengan, los destinarán a una ONG.

En síntesis, ésta es la mecánica del programa escolar 'Aprendiendo a emprender con Ibercaja', que busca promover el espíritu emprendedor entre los chavales de 5º y 6º de Primaria y que por segundo año se desarrolla en La Rioja.

Este curso, al menos nueve centros escolares (la convocatoria aún se mantiene abierta hasta el próximo día 28) participarán en esta iniciativa, que echa a andar este mes en las aulas riojanas. Repiten experiencia los siete colegios que ya la llevaron a cabo en la pasada edición (CPC Alcaste; CPC Sagrado Corazón, de Arnedo; CPC La Milagrosa; CPC La Salle El Pilar; CEIP Quintiliano; CEIP San Prudencio y CRA Moncalvillo) y que movilizaron a 237 alumnos. A este grupo de centros, este curso se incorporan, por ahora, dos más: el CEIP Eduardo González Gallarza, de Rincón de Soto y el CPC Alcaste-Las Fuentes, en Nalda.

Tomar decisiones

Durante la firma del convenio con la Obra Social de Ibercaja para reeditar esta acción, el consejero de Educación, Formación y Empleo, Abel Bayo, destacó ayer que programas como éste «permiten a los escolares aprender a trabajar en equipo, respetarse, valorar la opinión propia y la del otro o a tomar decisiones». «Si la educación no sirve para la vida, entonces no sirve para nada», enfatizó.

En similares términos, el responsable de la Obra Social de Ibercaja, Juan Carlos Sánchez Bielsa, remarcó que el proyecto persigue como último objetivo «dotar a los alumnos de las habilidades y de los valores que les van a resultar necesarios en el futuro».

Para ello, los niños se iniciarán en los principios básicos de la puesta en marcha de una iniciativa empresarial con una metodología práctica, adaptada y participativa. De este modo, los alumnos tendrán que organizar la documentación necesaria para crear la cooperativa, abrir sus cuentas bancarias, crear y desarrollar una imagen corporativa, diseñar un prototipo del producto, visitar empresas y realizar un estudio de mercado, fabricar sus productos, venderlos y evaluar la experiencia.