La Rioja

Las cuentas regionales crecerán entre el 1,5 y el 1,8% el próximo año

  • El consejero de Hacienda espera conocer los objetivos de deuda y déficit para empezar a negociar el Presupuesto

El Ministerio de Hacienda informó el pasado viernes al Gobierno de La Rioja -como al resto de Ejecutivos autonómicos-, del dinero que recibirá por la entrega a cuenta del sistema de financiación en 2017 y por la liquidación del sistema de 2015. Se trata de una información que tiene doble y sustancial trascendencia. Primero, por el dato en sí mismo: serán cerca de 894 millones de euros o, lo que es lo mismo, alrededor del 80% de los ingresos previstos para las próximas cuentas regionales. Y segundo, por cuanto permitirá a la Administración autonómica avanzar en la redacción del proyecto de presupuestos del próximo año con la mejor intención de llevarlos al Parlamento regional en los primeros días de noviembre.

Sin embargo, junto a las entregas a cuenta, la confección de los los Presupuestos requiere indefectiblemente otros dos parámetros, los objetivos de déficit y de deuda, cuya determinación es hoy incompatible con la situación de interinidad del Gobierno de la nación. La solución la ha buscado el PP en el Congreso, donde ha presentado una iniciativa parlamentaria para reformar la Ley de Estabilidad, un cambio que permitirá desligar la tramitación de los objetivos de déficit y techo de gasto del Estado y el de las autonomías para que, en situación de bloqueo político como la actual, no afecte a las administraciones territoriales. Alfonso Domínguez, consejero de Hacienda de La Rioja, se mostraba ayer confiado en que este trámite se pueda resolver en los últimos días de octubre y se salve así «la situación de bloqueo político en la que nos tiene el PSOE».

Sea como fuere, y aunque el titular de Hacienda prefiere manifestarse desde la prudencia, asegura que la región está en condiciones de articular una ley presupuestaria ambiciosa «dentro de la prudencia que debemos mantener», con un crecimiento que sitúa entre el 1,5 y en 1,8 por ciento en el peor y mejor de los escenarios (entre 1.355 y 1.359 millones de euros). «Por nuestra situación finaciera, de gran solvencia y de gran capacidad de maniobra y de gestión, y porque ya estamos por debajo del 1% en el objetivo de déficit, podríamos elaborar unos Presupuestos con la actual previsión de ingresos e incluir en ellos los nuevos proyectos del Gobierno en materia de empleo público, la renta básica de ciudadanía, la escuela de enfermería o las infaestructuras», asegura.

¿Y qué ocurriría si el escenario cambia y antes de fin de año España tiene nuevo Gobierno? «Un Gobierno investido podrían fijar nuevas entregas a cuenta actualizadas para el 2017, lo que podría significar un incremento de ingresos respecto a lo que Hacienda nos comunicó el viernes pasado», relata el consejero. Sin más, porque eso es todavía hoy, una ficción.