La Rioja

La comisión que investiga la gestión de Del Río pide los convenios con la prensa

Primera sesión de la comisión de investigación celebrada ayer. :: j. m.
Primera sesión de la comisión de investigación celebrada ayer. :: j. m.
  • C's y PP se enfrentan en la primera sesión por la presencia en el grupo de Arruga, que ejerció como consejera de Hacienda en la última etapa de Del Río como titular de Presidencia

logroño. La comisión de investigación conformada en el Parlamento para fiscalizar la gestión económica de la Consejería de Presidencia en el periodo que Emilio del Río estuvo al frente (2003-2015) echó ayer a andar con varias cuestiones formales y una polémica. En el primer capítulo, el grupo acordó que la Presidencia recaiga en Jesús María García (PSOE), Diego Ubis (C's) sea vicepresidente y Pedro Sáez Rojo (PP) ejerza como secretario.

Fue también el momento de reclamar la documentación que servirá de base a sus señorías para iniciar las pesquisas, y entre la cual se requirió el presupuesto de la Consejería en cada uno de los ejercicios a examen, la cuenta general que confirma tanto el grado de ejecución como las partidas modificadas y, a petición del Grupo Socialista, también los convenios suscritos por el departamento que dirigió el ahora diputado nacional con los diferentes medios de comunicación.

El órgano consensuó asimismo que la próxima reunión tenga lugar el 2 de noviembre y que los trabajos sean a puerta cerrada excepto las comparecencias que tendrán carácter público aunque, al margen de la del propio Del Río, aún no hay previstos otros testimonios.

Los trámites formales compartieron protagonismo con el enfrentamiento suscitado entre C's y PP a cuenta de la presencia de Concepción Arruga entre los miembros de la comisión. Según razonó Diego Ubis, la ahora portavoz popular ocupó del 2011 al 2015 el puesto de consejera de Administraciones Públicas y Hacienda y fue, por lo tanto, responsable última de una parte de los ejercicios presupuestarios de Presidencia que ahora se analizan. Para Ubis, Arruga podría convertirse en «juez y parte» en caso de ser requerida como compareciente, reclamando algún mecanismo de recusación. De acuerdo al reglamento de la Cámara, el letrado puntualizó que no podrá votar cuando algo le afecte directamente, pero no ve incompatibilidad en que integre el grupo. Arruga se asió a sus derechos como diputada, afeando la «ignorancia política y jurídica» de Ubis para advertir de que quizás él pueda ser llamado por el Parlamento como encargado del parking del CIBIR en la próxima comisión de investigación. «La oposición parece que ya tiene sus propias conclusiones antes de que haya un dictamen», apostilló Arruga.