La Rioja

El Ayuntamiento culmina la sanción a Serunión y rescindirá su contrato

fotogalería

Gamarra, en el pleno este martes / Juan Marín

  • El Ayuntamiento desestima las alegaciones de la empresa e inicia el proceso para recuperar el servicio tras dos faltas graves y una muy grave

La segunda jornada del Debate sobre el Estado de la Ciudad ha comenzado con sorpresa. En su primer turno de palabra, la alcaldesa Cuca Gamarra ha anunciado que el Ayuntamiento acordó ayer mismo cerrar el proceso de sanciones por una "falta muy grave" a Serunión, la empresa adjudicataria del polémico servicio de comida a domicilio de Logroño.

leer más

El Ayuntamiento culmina asi el proceso de sanción por la aparición de una bacteria tóxica (listeria) en la comida entregada en domicilios de Logroño. Una sanción que inicialmente el Ayuntamiento calificó como "grave", pero que después recalificó a "muy grave" al entender que había existido riesgo para la población. Es la tercera sanción por una infracción que recibe la empresa. Se trata de dos infracciones graves y una muy grave y, como prevé el contrato municipal, el Ayuntamiento puede iniciar el procedimiento para rescindir el contrato. Gamarra ha anunciado que así lo ha hecho ya.

Además, según informa Europa Press, la alcaldesa ha indicado que para "continuar generando tranquilidad y confianza", se está "articulando un nuevo sistema de control, a través del Centro Nacional de Seguridad Alimentaria".

Meses de desencuentro

El Ayuntamiento lleva varios meses explicitando su intención de romper la relación con la empresa, adjudicataria de este servicio de comidas a domicilio desde finales del año pasado. Serunión fue sancionada primero por una falta grave por la no pasteurización de la comida; la empresa había optado por otro procedimiento de conservación, pero el pliego de condiciones exigía la pasteurización. Una segunda infraccion llegó por la deficiente presentación de la comida, y sus malas condiciones en cuanto a sabor y olor.

Tras varias denuncias de la oposición, la polémica subió de nivel en febrero, cuando se detectó la presencia de una bacteria tóxica en algunas de las barquetas servidas a personas con dificultad de movilidad en Logroño.

Un informe municipal descartó entonces la posibilidad de rescindir el contrato con la empresa, ya que en un primer momento esa infracción se calificó simplemete como "grave". El Consistorio sí impuso entonces una sanción de 34.000 euros a la empresa. Mientras tanto, se sucedían las quejas de los usuarios y las bajas del servicio ante la mala calidad de los menús.

Un nuevo episodio de esta polémica ocurrió en agosto, cuando una usuaria denunció la aparición de un trozo de madera en el menú que se le había servido. Por el momento no se ha cerrado la tramitación de ninguna sanción por ese incidente.