La Rioja

Una sentencia anula todos los efectos de una cláusula suelo por «abuso» de Bankia

  • La Audiencia Provincial no sigue el criterio del abogado general del Tribunal de Justicia de la UE y, además, anula la cláusula en el contrato suscrito por una empresa

El pasado 13 de julio, el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Paolo Mengozzi, se pronunció en contra la retroactividad total de las cláusulas suelo. En su dictamen -que no es vinculante si bien el Tribunal Supremo suele aceptar su criterio- venía a decir que cuando una cláusula suelo es declarada nula las entidades financieras tendrían que devolver el dinero que hubieran cobrado injustamente desde el día 9 de mayo del 2013 -la fecha en la que el Supremo las declaró nulas- y no desde que se firmó el contrato individual a debate. Dos días después, la Audiencia Provincial de La Rioja dictaba una sentencia en la que además de anular la cláusula suelo de un préstamo hipotecario entre Bankia y una empresa riojana, obligaba a la entidad bancaria a devolver las cantidades «cobradas indebidamente [.] desde el comienzo de la vigencia del contrato» (mayo del 2008).

Esas son las grandes novedades que introduce un fallo que ya es firme -no fue recurrido por Bankia- y que si bien no sienta jurisprudencia «abre el camino a que los afectados puedan reclamar», explica Carlos Ruiz, letrado que ha llevado el caso y que recuerda que cuando se pronuncie al respecto el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) quedará más clara la situación para todos. Por eso, explica, hasta el momento es más habitual pedir la retroactividad desde mayo del 2013 a expensas de que ese fallo del TJUE (que se espera para el mes de diciembre) abra las puertas a retroceder hasta la fecha en que se firmó los contratos individuales.

La sentencia de la Audiencia Provincial viene a revocar una sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 6 que en su momento sí consideró legal la cláusula suelo recogida en el préstamo hipotecario suscrito por una empresa riojana con Bankia.

Precisamente la naturaleza de la cláusula es el primer punto que aborda el fallo de la Audiencia Provincial al que ha tenido acceso Diario LA RIOJA. Mientras que la empresa afectada defendía que fue una condición general impuesta por el banco, Bankia alegaba que fue negociada individualmente. Tras una larga exposición, la Audiencia viene a dar la razón a la empresa demandante al considerar que no se negoció de manera individual, como aseguraba Bankia, y que fue impuesta. Además explica que «una cosa es conocer la inclusión de la cláusula suelo y otra distinta es haberla podido negociar individualmente; conocimiento no supone facultad de negociación individual».

Bankia vulneró la buena fe

La Audiencia Provincial, a la hora de fundamentar su fallo, aclara que no se puede considerar como consumidor a la empresa que suscribió el contrato con Bankia por lo que no sería aplicable el régimen de protección previsto en la normativa de consumidores y la jurisprudencia del Supremo relativa a las cláusulas suelo. Así, lo que hace la sentencia es recurrir a la Ley de Condiciones Generales de la Contratación, al Código Civil y al Código de Comercio para estudiar «si cabe considerar que la cláusula [...] vulnera la buena fe contractual e implica una situación de abuso de posición dominante» de Bankia. Y después de recordar que no está acreditada «ni la negociación individual de la cláusula ni que se aportara [...] información precisa y clara sobre la existencia y alcance del contenido» de la misma, la conclusión, dice el fallo, es que «nos encontramos ante un supuesto en el que la entidad apelada ha tratado de imponer y predisponer, una cláusula para obtener una ventaja [...] Por ello cabe calificar esta situación de abuso de posición contractual dominante y de vulneración de la buena fe contractual», lo que determina «la nulidad de la cláusula litigiosa» por lo que condena a Bankia «a la restitución de todas las cantidades cobradas indebidamente [...] desde el comienzo de la vigencia del contrato».