La Rioja

Una de cada tres mujeres riojanas tiene su primer hijo a partir de los 35 años

  • La Rioja es la décima comunidad con la tasa de fecundidad más baja del país con 39,3 nacidos por cada mil mujeres

Entre enero y septiembre de este año, un total de 637 mujeres fueron madres por primera vez en La Rioja con 35 o más años, lo que supone el 38,4% de los partos de primerizas registrados en la comunidad. La ratio es similar a la registrada en los años anteriores: en el 2014 se situó en el 37,3% (889 mujeres en términos absolutos) y en el 2015, en el 38,7% (846). Así se desprende de la información facilitada por el Gobierno de La Rioja, con datos cerrados de los dos últimos ejercicios y de los siete primeros meses del 2016 recabados en el Hospital San Pedro y en la Fundación Hospital Calahorra.

En lo que va de año, y por tramos de edad, el 59% de las primíparas (979 mujeres) cuenta entre 20 y 34 años, y sólo el 2,5% (42) tiene cumplidos los 19 o, incluso, es menor. En el extremo contrario de la horquilla, 103 riojanas se han convertido en madres (el 6,2% del total) con edades comprendidas entre los 40 y los 44 años, y sólo se han registrado cuatro partos de primerizas (los cuatro en el Hospital San Pedro) en los que las mujeres superan los 45 años.

La jefe del servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital San Pedro y especialista en fertilidad, la doctora Juana Hernández, considera que se trata de una evolución «estable» y «parece que la gente está recapacitando e inicia el embarazo antes». Con todo, sostiene que «todavía nos faltan campañas de información a la población para que siga esta tendencia porque nos llegan pacientes con 35 o más años que desconocen que a partir de esa edad la fertilidad cae muchísimo y muchas tienen que recurrir a técnicas de reproducción asistida». Respecto al grupo de mayores de 45 años Fernández observa que se trata de «un porcentaje muy bajo respecto al total de partos».

No obstante, y en una dinámica que ha sido generalizada en el conjunto del país, la edad media en la que las mujeres riojanas se estrenan en la maternidad ha aumentado en ocho meses en la última década hasta situarse en los 30,1 años frente a los 29,3 del 2005. Así se desprende de los indicadores de fecundidad que elabora el INE, una estadística que llega hasta el 2015 y que confirma que La Rioja es la décima comunidad con la tasa más baja de fecundidad del país, ya que sólo registra 39,3 nacimientos por cada mil mujeres.

Según los datos del INE, las mujeres riojanas tenían su primer hijo con 25,6 años de media en 1975. Desde entonces, la edad promedio no ha dejado de crecer: 26 años en 1985; 29,3 en 1995 y el 2005 y, finalmente, 30,1 años en el 2015.

Desde el 2002, debido al factor inmigración, la estadística incluye un desglose entre nacionales y extranjeras. Tradicionalmente las mujeres nacidas en otros países que residen en la comunidad siempre han sido madres antes que las españolas y en el 2015, por ejemplo, la edad promedio en la que tuvieron a su primer hijo se situó en los 26,3 años, frente a los 31,9 de las nacionales. Este diferencial se difumina cuantos más hijos deciden concebir ya que tanto españolas como extranjeras tienen su cuarto bebé pasados los 34 años de media, según el INE

Sin embargo, la incorporación de las mujeres al mercado laboral no sólo ha retrasado la edad en la que abordan la maternidad: también ha descendido el índice de fecundidad. Así, mientras hace diez años nacían 41 niños por cada mil mujeres, en la actualidad lo hacen 39,3. La ratio riojana se sitúa prácticamente en el mismo nivel que España (38,9), pero es inferior a la de regiones vecinas como Navarra (42,3) y el País Vasco (41). De los datos se concluye que si en el 2005, la comunidad era la octava región con la tasa de fecundidad más alta de España, una década después es la décima con la ratio más baja del país, un escalafón que lidera Asturias (29,7 niños por cada mil mujeres). Las ciudades autónomas de Melilla y de Ceuta son las que anotan mayores índices de fecundidad, con 74,3 y 53,8 bebés nacidos por cada mil mujeres.