La Rioja

«No tenemos un techo de alumnos, vamos a seguir ofreciendo nuevas titulaciones»

José María Vázquez, rector de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) posa en la nueva sede, en avenida de la Paz. :: sonia tercero
José María Vázquez, rector de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) posa en la nueva sede, en avenida de la Paz. :: sonia tercero
  • Después de que la ANECA tumbase el proyecto de impartir Enfermería 'online', Vázquez asegura que volverán «a la carga»

  • José María Vázquez Rector de la UNIR

Apenas tiene siete años de vida y en este tiempo la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), el campus privado 'online', ha alcanzado unas cifras que posiblemente no imaginaban ni en sus mejores sueños. Su rector, José María Vázquez, pilota un proyecto lleno de retos, como impartir Enfermería, grados de tres años y dar un fuerte impulso a la investigación, pero siempre y recalca siempre, desde La Rioja.

El pasado miércoles se inauguró el curso y la nueva sede con unas cifras de vértigo: 27.459 alumnos, 1.584 empleados... ¿esperaban este éxito en tan poco tiempo?

No, no esperábamos que fuese tan deprisa. Creemos que había una demanda que no estaba suficientemente cubierta. Ahora muchas universidades presenciales están ofreciendo títulos en modalidad 'online' y no siempre la versión 'online' de un título impartido en forma presencial por una institución que no está especializada en este tipo de modalidad se realiza con todos los requisitos que se debiera.

¿Se han marcado un techo de alumnos?

No, vamos a seguir ofreciendo nuevas titulaciones. Si en algún momento vemos que hay una masa de alumnos que nos dificulta atenderlos con el nivel de calidad que queremos nos plantearíamos dejar de crecer.

¿Cuáles son las principales novedades de este curso?

Tenemos en proceso de verificación 6 grados y 18 másteres, pero no quiere decir que todos vayan a implantarse porque hay ocasiones en que la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) acaba desechándolos, al menos por un tiempo. En nuestro caso nos ha sucedido con el grado de Enfermería. Hace años lo planteamos y no fuimos capaces de convencer a los evaluadores de que se puede hacer un grado de Enfermería en modalidad 'online' con toda una serie de convenios para las asignaturas clínicas en medio hospitalario. Nos dijeron que necesariamente los grados en Ciencias de Salud deben impartirse en modalidad presencial.

¿Van a insistir?

Sí, volveremos a la carga. Hay que esperar un poco para dar tiempo a los evaluadores se den cuenta de que se pueden impartir muchas materias muy diversas en modalidad 'online'. Quizá también nosotros tengamos que mejorar nuestro proyecto.

Teniendo en cuenta las dimensiones que está tomando la UNIR, ¿se plantean trasladar su sede central de Logroño en un futuro?

No, en absoluto, porque nosotros somos una universidad riojana aunque nuestros alumnos son de todo el mundo. La universidad es riojana y el rectorado ha de estar aquí.

En mayo la UNIR anunció su intención de impartir seis grados en tres años, es decir, los polémicos 3+2, y ahora han dado marcha atrás.

La situación tal y como está en este momento dista de ser clara y predecible. Presentamos algunas memorias para impartir grados nuevos en tres años, como Educación Social y Pedagogía, y también en tres años otros que impartíamos en cuatro. La ANECA los verificó positivamente, pero el Consejo de Universidades, con una postura que prácticamente no tenía precedentes, se apartó del informe de la ANECA y dijo que los grados de tres años iban a producir confusión, que son motivos más o menos atendibles, pero están fuera de las cuestiones a las que pueden acogerse y que están recogidas en el Real Decreto 13/93 del 2007, que es fundamental en materia de organización universitaria. Hemos reclamado ante el presidente del propio Consejo de Universidades, que es el ministro de Educación, y estamos pendientes de que se resuelva la reclamación.

Si resuelve en positivo, ¿empezarían a impartir los grados de tres años el próximo curso?

Podríamos hacerlo. Tendríamos que valorar, ante la demonización que ha habido de los grados de tres años, si sería oportuno o no, pero legalmente, si la reclamación es aceptada y no hay en el ínterin ningún cambio regulativo se puede empezar.

La investigación en las universidades ha sufrido, sin duda, los efectos de la crisis por la falta de fondos. ¿Empieza a cambiar el panorama?

Que ha habido menos fondos para la investigación en los presupuestos españoles es un dato indiscutible, pero curiosamente los resultados de investigación no han bajado en la misma proporción que los fondos, sino que casi se han mantenido respecto de los años de bonanza económica, lo cual es sorprendente y nos dice mucho de la capacidad de los investigadores españoles. Nosotros financiamos la investigación con fondos propios y con la concurrencia de proyectos públicos de investigación. También con alianzas con empresas para crear cátedras de investigación. Somos una universidad e incentivamos a nuestros profesores para que investiguen, que publiquen y estamos teniendo buenos resultados. En la última convocatoria de tramos de investigación, que son la evaluación a la que cada seis años pueden someter los profesores universitarios su trabajo para que sean calificados, hemos tenido 29 calificaciones positivas de 32. Está muy bien para una universidad con profesorado joven.

Aunque le afecte tangencialmente, puesto que el perfil de su alumnado, por lo general, no es el del joven que acaba de concluir Bachillerato, ¿qué opinión le merece la nueva reválida y el fin de la Selectividad?

La antigua Selectividad cumplía bien su función porque era una prueba de carácter general prácticamente uniforme para toda la nación, aunque realmente era una selectividad poco selectiva. Articulaba muy bien el llamado distrito único universitario español. Pero a la vez pienso que la idea de la reforma ha sido buena porque sirve para que toda la sociedad conozca el grado de preparación de los centros educativos y sepan establecer pautas de competitividad entre unas comunidades y otras, unos sistemas educativos y otros, como, por ejemplo, enseñanza concertada versus pública. Desde mi punto de vista, lo mejor sería establecer esa reválida de manera que permitiese establecer todos esos estudios comparativos, pero que a la vez siguiéramos teniendo un sistema de Selectividad que tuviera todas las ventajas que tenía el anterior.