La Rioja

«En cualquier momento se puede sufrir un ictus»

«Cualquiera y en cualquier momento puede sufrir un ictus»

  • La neuróloga Marta Serrano defiende que el servicio ha dado a «los riojanos acceso al mejor tratamiento global demostrado»

Entre el optimismo y la realidad -«Se ha avanzado mucho, pero queda muchísimo por hacer»-, Marta Serrano, neuróloga y coordinadora de la Unidad de Ictus de La Rioja, defiende que el servicio ha dado a «los riojanos acceso al mejor tratamiento global demostrado».

¿Es una enfermedad del siglo XXI?

Es una epidemia global y un problema sociosanitario de primera magnitud en todo el mundo.

¿Tiene que ver con los nuevos hábitos de vida, el estrés, el envejecimiento de la población...?

Tiene que ver mucho con el envejecimiento de la población, pero también con los hábitos de vida. Por lo general es gente mayor, el 75% de los pacientes que sufren un ictus son personas mayores de 65 años. No obstante, esto no quiere decir que no lo pueda sufrir la gente joven y de hecho hay un dato alarmante, en las dos últimas décadas se ha visto como la incidencia del ictus ha aumentado hasta un 25% entre la gente joven, de 20 a 64 años.

¿Hay factores de riesgo modificables?

Efectivamente, hay factores de riesgo no modificables, como algunas enfermedades genéticas, que son muy poco frecuentes, la edad o el sexo; pero hay otros que sí, como la hipertensión arterial, el principal, y la obesidad, la diabetes, el tabaquismo, la hipercolesterolemia, el síndrome de apneas obstructivas del sueño, las cardiopatías embolígenas...

¿Hay alertas a vigilar?

Lo primero para estar alerta es que todos seamos conscientes de que cualquiera de nosotros y en cualquier momento podemos sufrir un ictus, independientemente de la edad que tengamos y de que hayamos desarrollado una forma de vida absolutamente plena hasta ese momento. Es una enfermedad que aparece de una forma muy aguda y cualquiera estamos expuestos a padecerla en cualquier momento. Conocer esto es fundamental y, a partir de ahí, los síntomas de alarma son la aparición de un cuadro clínico brusco, súbito en muchas ocasiones, y en el que lo más frecuente es la pérdida de fuerza en la cara, que se manifiesta como una desviación de la comisura bucal, debilidad en el brazo o en la pierna, trastorno sensitivo, con entumecimiento o adormecimiento en la mitad del cuerpo, pérdida de visión en uno o los dos ojos, vértigo intenso de aparición muy aguda con inestabilidad y dificultades para pronunciar, expresarse y que te comprendan.

¿Cómo se debe actuar?

Hay que ponerse en contacto inmediatamente con emergencias a través del 112. Jamás hay que esperar a ver si se pasan los síntomas porque incluso las formas transitorias que existen pueden ser heraldos de posibles eventos posteriores que pueden ser de una mayor gravedad.

¿Cómo ha variado la situación en La Rioja con la Unidad de Ictus?

Ahora los riojanos tienen acceso al mejor tratamiento global demostrado para el ictus agudo, que es estar ingresado en una unidad de ictus. Y, además, nos ha permitido ir avanzando y poder administrar más tratamientos específicos, lo que se ha traducido en una reducción de la mortalidad durante los primeros días, también se reducen las complicaciones, sobre todo las infecciosas, en la fase aguda del ictus y a la vez se ha comprobado que disminuye la discapacidad a los tres meses.