La Rioja

«Un día más e igual no lo cuento»

  • Dos riojanos afectados por un brote de legionelosis en Salou mejoran ingresados en Logroño y Calahorra

«Ahora ya, aunque todavía tengo algo de febrícula, me encuentro mucho mejor, pero he estado muy jodido, mucho. Si llego a tardar un día más en venir al San Pedro, igual no lo cuento». Diario LA RIOJA conversó ayer en su habitación del hospital logroñés con uno de los dos riojanos ingresados -el otro paciente está en la Fundación Hospital de Calahorra- por un brote de legionelosis presuntamente detectado en el hotel Jaime I de Salou (Tarragona). Aunque no se descarta la aparición de nuevos casos debido a que el periodo de incubación se prolonga hasta los 14 días, de momento la cifra de afectados se eleva a siete, uno de ellos, un madrileño de 50 años, fallecido el pasado 29 de septiembre.

Consultada por este periódico, la Consejería de Salud de La Rioja, tras confirmar que los dos varones ingresados se encuentran «en situación estable», confirmó que «el único antecedente epidemiológico que presentan ambos es la estancia en el establecimiento hotelero de Salou». Desde el departamento que dirige María Martín se añadió que se está en continua comunicación con la Agencia de Salud Pública de Cataluña y se anticipó que «si se demuestra que estos casos están asociados a la estancia en ese hotel, se asignarían en cuanto a la declaración del brote a Cataluña porque que el foco de infección por legionela está allí».

Mientras, el afectado logroñés, de 50 años y vecino de Lardero, cumplía ayer su cuarto día de ingreso en el San Pedro a la espera de ser enviado en los próximos días a casa para proseguir su recuperación en hospitalización a domicilio.

Cuarenta grados de fiebre

«Estuvimos del 17 al 24 de septiembre en Salou y todo fue bien. Yo fui con mi mujer y mi hijo y con otras veintitantas personas de La Rioja porque también fueron mis cuñados y algunos amigos aprovechando los sanmateos», explica sentado en la butaca y escoltado por sendos goteros. Casi una semana después del regreso empezó a sentirse mal. «Sí, el viernes día 30 estaba trabajando y me noté como griposo, así que compré ibuprofeno en la farmacia y lo tomé esa noche y el sábado. Como noté que no había mejorado nada y tenía fiebre, el domingo me acerqué al centro de salud de Alberite, que es donde atienden las urgencias. Allí me dijeron que no era gripe, que era algo vírico y me recetó unos sobres que empecé a tomar ese mismo día», relata el paciente.

Sin embargo, la fiebre altísima fue constante durante todo el lunes. «Bajaba muy poco tiempo y enseguida empezaba a subir otra vez hasta los 40 grados, así que al levantarme el martes igual empecé a pensar que eso no era normal. Nos bajamos a las 8 de la mañana a Urgencias del Hospital San Pedro y ahí sí, genial. Me auscultaron, me hicieron análisis, radiografías, me miraron de cine y me ingresaron de inmediato. Si me da por esperar un día más en casa a ver si se me pasa, no sé como hubiese acabado... Bueno, igual sí, porque en Urgencias me dijeron que si llego a tardar un día más lo mismo no lo cuento».

La Agencia de Salud Pública de Cataluña ha abierto un investigación que podría durar entre tres y cuatro semanas y ha procedido a la inspección de los sistemas de aire acondicionado y de los conductos de aguas del hotel Jaime I, que siguió abierto hasta el pasado domingo, 2 de octubre. El establecimiento hotelero ya registró algunos casos aislados en verano y durante la temporada 2014, pero había pasado todas las revisiones pertinentes.