La Rioja

La UNIR abre el curso con más de 27.000 alumnos y renuncia a los grados de tres años

  • La universidad 'on line' inauguró ayer su nueva sede en Logroño en la que ha invertido más de 4,5 millones de euros

La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) ya tiene nueva sede. El añejo edificio que en su día ocupó Fernández Mueblistas se ha convertido, tras una inversión de 4,5 millones de euros, en un bloque inteligente y pensado para el confort de los trabajadores de la UNIR, que se plantea entre sus retos avanzar en la alta especialización de las enseñanzas que oferta y en los dobles grados. Ayer, en sesión vespertina, fue el acto de etiqueta en el que no faltó nada ni nadie: hubo bendición del obispo y hubo cóctel; estuvo prácticamente el Gobierno en pleno, representantes de los diferentes grupos parlamentarios, empresas, Universidad de La Rioja...

La nueva sede de la UNIR viene a 'materializar' una universidad virtual que, a día de hoy, es la segunda más grande España en alumnos 'on line' y a la que sólo supera la Oberta catalana. Y eso que no son pocos: según los datos facilitados por la universidad privada que nació en el 2009, durante este curso cuenta con 27.459 alumnos matriculados: 10.832 en estudios de grado, 14.305 en másteres, 34 en programas de doctorado y 2.315 en títulos propios. De este total, más de 7.000 estudiantes son internacionales, el 92 por ciento de ellos latinoamericanos.

El rector de UNIR, José María Vázquez, y los vicerrectores de Profesorado, Pedro Serna, y de Estudiantes, Josu Ahedo, fueron los encargados ayer de presentar las grandes cifras de la universidad en un encuentro informativo en el que aseguraron que son la primera empresa en número de empleados, dado que disponen de 1.584, de los que 794 son docentes e investigadores y 790, personal de gestión y administración.

Y el objetivo de la UNIR es avanzar en la especialización de las enseñanzas que ofrece: 15 grados, 45 másteres, 37 títulos propios y un doctorado, a los que se sumarán, a partir del próximo mes de noviembre, 11 másteres. Además tiene en proceso de verificación 6 grados y 18 másteres. «Nuestra estrategia fundamental apunta a consolidarnos como la primera universidad 'on line' en lengua española del mundo, sería nuestra ilusión en un plazo de cinco o seis años», explicó Serna.

Sin grados de tres años

Y, frente al objetivo inicial, la UNIR ha renunciado definitivamente a ofertar los grados de tres años previstos en el decreto del Ejecutivo central que vino a flexibilizar la duración de las carreras. Según explicaban ayer desde el propio centro, la UNIR se suma a la postura defendida por la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) después de que ofertará cuatro títulos (Educación Social, Pedagogía, Trabajo Social y Humanidades) bajo ese formato que ahora descarta definitivamente.

Para el rector de la UNIR, con la nueva sede ya en marcha, «podremos trabajar mejor y más eficazmente. Además ha quitado uno de los elementos de 'neurotización' que teníamos, ya que al estar divididos en varias oficinas, nos complicaba el trabajo», sentenció.