La Rioja

José Luis Milagro, fotografiado ayer tras la entrevista.
José Luis Milagro, fotografiado ayer tras la entrevista. / ENRIQUE DEL RÍO

«La construcción, bien orientada, volverá a ser motor de la economía»

  • José Luis Milagro Promotor inmobiliario

  • El veterano empresario riojano, uno de los 'gigantes' del sector en la región, recibe esta noche un reconocimiento nacional en Madrid

El veterano promotor inmobiliario riojano y uno de los 'gigantes' del sector en la región, José Luis Milagro (Logroño, 1940), ha procurado toda su vida «pasar desapercibido» y «huir de la prensa». Hasta ayer, que aceptó ser entrevistado por este diario, con motivo del premio que hoy le concede, en Madrid, la Asociación Nacional de Promotores Inmobiliarios -en la que participa CPAR, la patronal riojana del sector- en reconocimiento a «su dilatada trayectoria profesional y su buen hacer».

-¿De qué se siente más orgulloso?

-Creo que nosotros (en referencia al grupo Bemo Servicios del que fue socio) hemos tenido una singularidad muy importante: hemos construido de una manera diferente algo distinto. Ejemplo son los residenciales San Adrián, Electra, El Avión o el del mercado de los pimientos, en Logroño. Y también obras similares que hicimos en Valladolid y en Zaragoza. Viviendas que tienen un valor añadido enorme, por sus conceptos de seguridad y de recreo, y por estar construidas con unos materiales de altísima calidad, valor que ha favorecido que durante la crisis sus precios cayesen muchísimo menos que los del mercado. Estas viviendas difícilmente se repetirán.

-¿Por qué?

-Este tipo de promociones tienen unos costes de construcción impresionantes y aún no se dan los contextos económicos y sociales óptimos. Y luego hay que tener los suelos adecuados para ello. Es muy difícil que ambas circunstancias se vuelvan a repetir y, mucho menos, que vivamos la expansión inmobiliaria que tuvimos entre 1996 y el 2006. Por eso será muy difícil que se hagan ese tipo de promociones y se irá por lo más tradicional: 30, 40 o 50 viviendas ubicadas entre medianiles o aisladas.

-¿Esperaba una crisis tan brutal?

-Ni yo ni nadie. El sector ya había pasado por otras crisis y, por nuestro concepto de la promoción, pensamos que duraría dos, tres o cuatro años. Pero es que el contexto internacional lo cambió todo y llevó a una crisis financiera mundial de un calibre increíble, que en España se unió a la mala gestión política de muchas cajas de ahorro, que fueron las que financiaron al sector durante su expansión. Además, también hay que decirlo, el volumen de construcción al que se había llegado (700.000 viviendas al año) estaba fuera de control. España construía más viviendas que toda la UE. Y en el 2007 se quedaron colgadas y sin vender un millón y medio, que ha habido que ir digiriendo.

-¿Y se ha eliminado ya ese stock?

-Todavía no. Pero comienzan a activarse construcciones que estaban paradas y, por lo que sé, lo están haciendo con cifras de venta muy adecuadas, precios muy asequibles y financiación por debajo del 2% y a muy largo plazo. Empieza a haber síntomas de que la situación se empieza a regenerar, aunque nunca volveremos a lo que se vivió durante el boom inmobiliario cuando todo el mundo era promotor. La crisis ha limpiado al sector y la gente que ha sobrevivido es la gente profesional. Lo que no puede ser es que la construcción sea un nido de advenedizos. De todos los que entraron a la aventura no ha quedado títere con cabeza.

-¿Volverá a ser la construcción un motor de la economía?

-Debidamente orientada, sí.

-¿Desde la administración pública se le está ayudando?

-En este momento poco, aunque en Logroño, las pocas viviendas que se han construido estos años son de protección oficial. Pero yo creo que habrá que cambiar el chip. España empieza a tener un parque de viviendas viejísimo, construido con materiales malísimos. Por tanto, la Administración tendrá que impulsar seriamente grandes programas de rehabilitación de viviendas en los próximos años.

-Además de cortar el grifo de financiación, los bancos se han convertido en sus principales competidores.

-Y muy duros. Pero hay que entenderlos. Tuvieron que cargar con miles y miles de viviendas y de solares. y están en su derecho de sacarse todo eso de encima.

Autofinanciación

-Lo que parece evidente es que el sector debe buscar vías de financiación diferentes.

-Antes las cajas se peleaban por financiarte. Eso ha pasado a la historia. Ahora hay que pensar en los fondos propios de los promotores.

-Usted recibe esta noche el premio en el marco del congreso nacional que el sector celebra hasta mañana en Madrid. Entre otros puntos se analizará la importancia de la vivienda turística. Con la que se lleva montada por los alquileres turísticos ilegales...

-Es que lo que se necesita es una legislación, una regulación. Los pisos de alquiler turístico pueden ser un gran incentivo para la construcción y también una importante fuente de ingresos para las arcas públicas por el cobro de impuestos.