La Rioja

UGT advierte de que en 2017 las pensiones perderán poder adquisitivo por primera vez

  • Carmen Barrera critica al gobierno y le insta a establecer la financiación extraordinaria «en vez de lanzar, de forma velada, mensajes de quiebra del sistema para fomentar negocios privados»

La secretaria confederal de Seguridad Social de UGT, Carmen Barrera, ha advertido hoy de que 2017 será el primer año en el que las pensiones perderán poder adquisitivo, ya que la subida de los precios será "muy superior" al 0,25 por ciento en el que se apreciarán las jubilaciones.

Barrera ha hecho esta advertencia hoy en Logroño en declaraciones a los periodistas, tras participar en una jornada organizada por el sindicato sobre el futuro de las pensiones.

Ha explicado que UGT y CCOO, con el apoyo de algunos grupos políticos, promoverán una proposición de Ley, que pretenden registrar en el Congreso de los Diputados el próximo día siete, para que las pensiones se revaloricen en función del IPC "real".

Ha afirmado que han preguntado al Gobierno en funciones sobre esta situación y han recibido "una respuesta opaca y velada" y "ahora mismo ni siquiera están dispuestos a acometer la subida de medio punto", algo que es "intolerable".

"El Estado debe garantizar por Ley el poder adquisitivo de las pensiones y queremos que todos los grupos políticos respalden esta proposición para que en enero se pueda aplicar", ha resaltado.

A medio plazo, ha subrayado, "hay que abordar las fuentes de financiación y el equilibrio de la seguridad social y de las pensiones".

Ha rechazado que el sistema sea "insostenible", como "se pretende decir", pero "con determinadas políticas como las que ha hecho el Gobierno es como se vuelve insostenible".

Así, ha criticado que "los ingresos de la Seguridad Social se reducen por la bajada de salarios amparada en la reforma laboral, pero, además, porque se cargan las políticas activas de empleo y las bonificaciones de las empresas a lo mismo y se dispone del fondo de reserva de las pensiones de forma incontrolada".

"Está bien recurrir a ese fondo cuando se necesita, pero no es de recibo no tener una previsión de los gastos y que eso no tenga reflejo en los presupuestos", ha insistido.

UGT desea que el Pacto de Toledo "tenga carácter vinculante y normativo" en materia de pensiones, según Barrera, para quien la reforma de las pensiones aprobada hace tres años "va a suponer una merma en la cuantía de las pensiones, que va a ser considerable de cara al futuro".

Según sus cálculos, "por el factor de sostenibilidad", las pensiones a partir de 2019 serán entre un 15 % y un 26 % más bajas que las actuales; y la evolución seguirá de tal modo que "si en 2011 un nuevo pensionista cobraba alrededor del 80 % de su última nómina, en 2060 será el 48 % por esta reforma".

Por ello, ha afirmado que "hay que asumir el incremento del gasto en pensiones, no todo lo contrario, que es lo que se plantea la reforma del PP", sobre todo porque "ni España es el país más envejecido de Europa ni el que más gasta en pensiones".

"Necesitamos un Gobierno que se comprometa con el sostenimiento del sistema de pensiones porque no es el sistema el que falla, sino las políticas", ha afirmado Barrera.

Ha asegurado que en demografía está estudiado que "la inmigración es la que compensa la relación entre jubilados y cotizantes y también que, a partir de 2055, esa relación volverá a estabilizarse".

Para ella, "si las cosas siguen así, sin más ingresos", España tendrá que hacer como otros países, "establecer una financiación extraordinaria de las pensiones, con impuestos finalistas"; pero, antes, "lo que hay que hacer es poner esta cuestión en el centro del debate, en vez de lanzar, de forma velada, mensajes de quiebra del sistema para fomentar negocios privados".