La Rioja

El PSOE en su laberinto

fotogalería

Arraiz, Luena y Ocón, en la reunión de ayer del Consejo Político del PSOE riojano. :: / Juan Marín

  • La dirección regional afirma que el «sentir general» del partido en La Rioja es 'no' a Rajoy y pide, como sostiene IS y matizan algunos críticos, consultar a las bases

Así como otras crisis internas a nivel nacional han resonado en Martínez Zaporta de forma periférica, la que estalló el pasado sábado con la dimisión de Pedro Sánchez ha tocado también de lleno al PSOE riojano. La caída del ya exlíder del partido ha arrastrado a su número '2' y todavía secretario general en la comunidad autónoma, César Luena. Y no sólo eso: Francisco Ocón, secretario de Organización regional y mano derecha del de Bobadilla en los asuntos locales, ha sido elegido entre los vocales de la gestora encargada ahora de diseñar el (complejo) futuro de la formación.

En el epicentro del laberinto estratégico, electoral y de liderazgo al que se enfrenta el PSOE, la dirección en La Rioja se afanó ayer por subrayar un doble mensaje de fortaleza y unidad de criterio. Antes del concurrido Consejo Político que quiso visualizar una imagen de cierre de filas en torno a Luena, la vicesecretaria general, Beatriz Arraiz, apeló a las bases como principal activo tras el «poco edificante y cargado de presiones externas e internas» Comité Federal del fin de semana.

«El PSOE aún tiene mucho músculo y hay que contar al máximo con la militancia», opinó la también jefa de la oposición en el Ayuntamiento de Logroño. El preámbulo para trasladar lo que afirmó ser el «sentir general» del conjunto del partido en La Rioja: decir 'no' a un Gobierno de Rajoy. Una decisión «trascendental» que, desde su prisma, debería consultarse a los militantes previamente a la decisión que adopte el próximo Comité Federal. Arraiz refrendó así las tesis de Sánchez y Luena que fracasaron en el último cónclave, abogando también por la celebración de un congreso a la mayor brevedad. «No hay mucho tiempo, pero aún queda», afirmó para combinar el discurso contrario así a la postura de Susana Díaz con un mensaje de «unidad, que tampoco significa seguidismo».

La unanimidad del PSOE riojano alegada por Arraiz parece tamizada por ciertos sectores del partido. Los más afines al rechazo al PP son los integrantes de Izquierda Socialista (IS) a pesar de las recurrentes tensiones mantenidas en otros ámbitos con la dirección. «Si el Comité Federal acordara algo diferente a lo hoy vigente, sea sobre temas orgánicos como de apoyo a un gobierno presidido por Rajoy, debe consultarse a la militancia como se hizo en el caso de Alemania», indica en una nota la corriente donde se encuadra José María Buzarra que tampoco elude tratar las razones que han conducido a la deriva actual. «La izquierda en su conjunto tiene que analizar qué es o qué se ha hecho con el voto progresista», agrega.

La sensibilidad de Luis Alonso y otros miembros críticos del Comité Regional también diverge. El exprecandidato a la Secretaría General de La Rioja lamenta el «enrocamiento» de la extinta dirección y se muestra partidario de una abstención condicionada -«como la propia Arraiz llegó a defender en su día en la asamblea de Logroño»- sin renunciar tampoco a una consulta a las bases. «Llegar a las terceras elecciones sería dramático en términos de país y también de partido», razona a la vez que juzga un error el afán por identificar bandos. «Esa disyuntiva no responde a la realidad, y dentro de los críticos también hay diferencias de criterio», comenta para mostrarse asimismo contrario a un congreso exprés ante la profundidad de análisis que exige el momento. «No se pueden repetir los errores y las prisas del pasado», remacha.

En la encrucijada socialista queda por definir qué papel jugará Luena tras reiterar que no optaría a reeditar la Secretaría General en La Rioja. «La situación sigue igual», opinó Arraiz, para quien «no es equiparable» el episodio sufrido ahora por Luena con el que generó en Logroño al imponer una gestora. «Chirría que ahora invoque a la militancia cuando en su día anuló un Comité elegido por las bases», dice Alonso.