La Rioja

EUROPA SIN POLÍTICOS

Aunque anda sobrado de 'eso' («cualidad que poseen algunos que atrae a todos los demás con su fuerza magnética», en definición de Rudyard Kipling), aunque su currículum se desborda en cada página y su prestigio pasa por encima de su filiación política, la presencia de Joaquín Almunia en la Universidad de La Rioja para hablar de algo que tan bien conoce como la UE (y el Brexit) no interesó a los políticos de casa. Más allá de un emérito, Ángel Martínez Sanjuán, y de un par aún por terminar de descubrir, Concha Andreu y Raúl Díaz, entre el personal que abarrotó la sala del edificio Quintiliano no se encontraron más indicios de políticos en ejercicio. Ni los hubo de los que se pierden en diatribas en el claustro conventual del Parlamento ni de los que regalan plomizas sesiones consistoriales plenarias. Como si anduvieran, como si anduviéramos sobrados de oportunidades de semejante enjundia (recuerdo otra brillante exposición, de un tal Margallo, en enero del 2015) por contenido y por la mochila intelectual y las habilidades expositivas de los ponentes. Si con brillantez explicó Almunia que «hay alternativa a más Europa, pero es mucho peor», con otro tanto se condujo el resto de ponentes de una jornada atractivamente densa de la que me reservo el recado del catedrático José María Serrano: «Más Europa no, sí mejor Europa». Aunque sea sin políticos.