La Rioja

ÁNIMOS PARA LUENA

Esta tarde César Luena viene a presidir nuestro Consejo Político. Tras todo lo que ha pasado... ¡¡Demos ánimos a nuestro secretario general!! Acude esta tarde a la sede a las 19.30...». Desconozco si el mensaje es del propio 'Comando Luena' o del mismísimo 'Comando G', pero así se citaban ayer tarde militantes socialistas por las redes sociales para apoyar a su líder riojano. Sorprende la supuesta unanimidad sin fisuras con que el PSOE riojano se posiciona en favor de Pedro Sánchez, y, por extensión, de su número 2 y secretario general riojano, César Luena. Es posible que no queden críticos en el partido -más allá de los tres miembros del comité regional que 'desentonaron' en la Tribuna que publicó Diario LA RIOJA-. Si así fuera, el PSOE riojano tendría que 'hacérselo mirar' porque tampoco tuvo crítico alguno durante más de 20 años el PP de Pedro Sanz. Aunque, a lo mejor también, a la vista de que tras el Congreso Federal debe convocarse uno regional, los que tienen aspiraciones prefieren por ahora nadar y guardar la ropa. Sorprende igualmente la continua apelación a la «decisión de la militancia» que argumenta Luena para justificar su gestión en la organización federal, habida cuenta de la trayectoria del PSOE riojano bajo su dirección: no le tembló la mano para destituir a la dirección de Logroño elegida por la asamblea y crear una gestora, cuando ahora, casi la misma dirección que cortó la cabeza a Inmaculada Ortega por «unanimidad», entiende también de forma unánime la gestora impuesta a Sánchez, y Luena, como un 'golpe de Estado'. Arnedo, Haro, Nájera, Ezcaray, Santo Domingo... son otras agrupaciones socialistas en las que las diferencias de criterio se zanjaron con destituciones, dimisiones e incluso bajas. Y tampoco podemos olvidar cómo ganó César Luena el liderazgo del PSOE riojano: con un fino trabajo de 'fontanería' hasta el punto de romper, apenas unas horas antes de la votación, la disciplina de voto del 'todos contra el aparato' que las corrientes críticas habían formado y que, de haberse sostenido, hubieran dado la victoria a un candidato alternativo.