La Rioja

Zahoransky duplicará plantilla y triplicará su producción en su ampliada planta de Logroño

Ceniceros y Gamarra, acompañados por representantes de Zahoransky, recorren la empresa. :: díaz uriel
Ceniceros y Gamarra, acompañados por representantes de Zahoransky, recorren la empresa. :: díaz uriel
  • La multinacional alemana inauguró ayer las renovadas instalaciones en el polígono Cantabria tras una inversión de 2,8 millones de euros

logroño. El grupo Zahoransky prevé duplicar su plantilla, hasta alcanzar los 80 trabajadores en una década, y triplicar su producción en el medio plazo.

La multinacional alemana, dedicada a la fabricación de máquinas para la producción de todo tipo de cepillos, inauguró ayer la ampliación de sus instalaciones en el polígono Cantabria de Logroño, una actuación que ha doblado su superficie y que ha requerido una inversión de 2,8 millones de euros.

La ampliación se enmarca en el proyecto de expansión de Zahoransky en la capital riojana, en donde se estableció hace 43 años, y que ha hecho posible incorporar nueva maquinaria para incrementar la productividad de la fábrica. «Hoy (por ayer) es un gran día para Logroño y La Rioja», enfatizó el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, para quien «estas nuevas instalaciones representan un impulso a la inversión productiva, a la actividad económica y a las exportaciones».

Asimismo, Ceniceros alabó la apuesta de esta firma por la formación, ya que el grupo Zahoransky sigue el modelo alemán de conexión entre empresas y dispone en Alemania de su propia fábrica donde los alumnos se preparan en la planta.

El jefe del Ejecutivo regional visitó las nuevas dependencias de Zahoransky acompañado de la alcaldesa de la capital riojana, Cuca Gamarra; la consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González Menorca; el presidente del consejo de administración de la compañía, Ulrich Zahoransky; y el ministro de la embajada alemana en España, Werner Schaich.

Por su parte, Gamarra remarcó que el interés de Zahoransky por Logroño «es la demostración de nuestra competitividad y de nuestro atractivo exterior como ciudad para la inversión». En la actualidad, esta industria cuenta con 48 empleados y aspira a llegar a los 65 en un lustro y a 80 en diez años.