La Rioja

Multa de 30.003 euros por tramitar contratos falsos a tres pakistaníes

  • La titular de un locutorio y un restaurante, que nunca ejerció esa actividad, simuló contratar a tres personas que lograron beneficios de la Ley de Extranjería

logroño. La Delegación del Gobierno en La Rioja ha impuesto una sanción de 30.003 euros a una empresaria que figuraba como titular de un restaurante y de un locutorio ubicados en Logroño y que había aprovechado esa situación para contratar fraudulentamente a varios trabajadores de origen pakistaní. Según especifica la Delegación del Gobierno en La Rioja a través de una nota de prensa, la empresaria cometió una infracción calificada como muy grave del artículo 54.1F) de la Ley Orgánica 4/2000 sobre los derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social y que viene a sancionar la simulación en la relación laboral con un extranjero cuando se realiza con el propósito de obtener indebidamente derechos reconocidos en la Ley.

La investigación -en la que han colaborado la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de La Rioja, la Tesorería General de la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y la Oficina de Extranjería de la Delegación del Gobierno en La Rioja- que ha dado lugar a la sanción comenzó después de que la Inspección de Trabajo intentara constatar si la titular de ambos negocios desarrollaba efectivamente la actividad para la que estaba dada de alta.

Después de realizar varias visitas tanto al locutorio como al restaurante y de entrevistar a los que allí se encontraban, los responsables del servicio de inspección laboral tuvieron la certeza de que la mujer que figuraba dada de alta como responsable en ambos establecimientos «ni había ejercido ni gestionado ningún tipo de actividad económica o profesional», especifican desde la Delegación del Gobierno.

Contratos fraudulentos

De igual manera constataron que desde el inicio de la actividad había generado deudas tanto con la Seguridad Social como con Hacienda y que su alta e inscripción había sido empleada para dar cobertura a la contratación de al menos tres trabajadores de origen pakistaní que, gracias a esas contrataciones cumplían determinadas condiciones para lograr prestaciones y beneficios establecidos en la Ley de Extranjería.

Según los investigadores gracias a esos contratos, los trabajadores pudieron justificar recursos necesarios para la renovación de autorización de residencia familiar, justificar los ingresos suficientes para obtener la reagrupación familiar y conseguir las acreditaciones para obtener la renovación del permiso de trabajo, informaron desde la Delegación del Gobierno. Por cada uno de los contratos simulados la empresaria ha sido sancionada con una multa de 10.001 euros (30.003 euros en total).