La Rioja

El grado de la experiencia

vídeo

/ La inauguración del curso en Logroño.

  • Cerca de 300 alumnos tomarán parte este año en la Universidad de la Experiencia que este jueves inauguró el curso en Logroño y Calahorra

  • Haro se estrena este años en el programa de formación de adultos de la UR

Si a mediados de mes fueron los más jóvenes de la Universidad de La Rioja los que regresaron a las aulas, este lunes serán los más veteranos -no todos y no tanto- los que se vistan de universitarios para afrontar su particular vuelta al cole. Son los casi 300 alumnos matriculados en la Universidad de la Experiencia, la iniciativa de formación de adultos de la Universidad de La Rioja.

Este jueves se vistieron de gala los alumnos de Logroño y Calahorra que acudieron a sus particulares aperturas de curso los primeros en el edificio Quintiliano de la UR y, los segundos y en sesión vespertina, en el Museo de la Romanización de Calahorra. Hoy harán lo propio en el Palacio Bendaña los alumnos de Haro, donde es la primera vez que se pone en marcha. Las plazas se completaron en los primeros días y 35 alumnos estrenarán el curso el martes, informa Cristina Valderrama. Y, en los tres casos, la lección inaugural 'Virus Zika' corrió a cargo de José Antonio Oteo, jefe del Área de Gestión Clínica de Enfermedades Infecciosas del CIBIR y vicepresidente del Consejo Social de la UR. A esos 300 se sumarán los matriculados en los programas de formación permanente que en Logroño y en Calahorra, ofrece la UR.

Uno de los que se vestía de largo para la ocasión fue Juan Ángel. A sus 79 es ya uno de los veteranos en la Universidad de la Experiencia y en la Formación Permanente. «En Madrid, en su momento, ya fui universitario», recordaba entre risas. «Aquellos años los disfruté mucho, pero estos también disfruto un montón», dice abiertamente mientras revela que siempre es un reto «volver a ser estudiante».

Y si Juan Ángel es de los veteranos, Jesús es un recién llegado. A la Universidad de la Experiencia y a Logroño. Tres meses después de su aterrizaje en La Rioja se incorpora al primer módulo. «Tenía referencias de un amigo y me apunté buscando por un lado adquirir conocimientos y también nuevas relaciones sociales», decía en su primera jornada en la UR.

Urbano Espinosa, director de la Universidad de la Experiencia a la cabeza, apuntaba que la gran novedad es, además del aterrizaje en Haro, «la ampliación de la oferta educativa manteniendo los estándares de calidad para satisfacer las expectativas de los alumnos», de los que destacó su colaboración e implicación.

En Calahorra, los matriculados en la Universidad de la Experiencia mostraban mucho interés por empezar el nuevo curso. Así, la sala del Museo de la Romanización donde se celebró el acto de apertura se llenó de alumnos. En esta convocatoria también participó la concejala de Cultura, Mónica Arceiz. Informa Isabel Álvarez.