La Rioja

Calidad Ambiental da luz verde a Iberdrola para la instalación de la línea eléctrica Haro Norte

La nueva línea de media tensión atravesará algo más de tres kilómetros desde los montes Obarenes hasta conectar con la subestación eléctrica de Haro.
La nueva línea de media tensión atravesará algo más de tres kilómetros desde los montes Obarenes hasta conectar con la subestación eléctrica de Haro. / C.V.
  • Un informe del Gobierno de La Rioja publicado en el BOR determina que el proyecto «no necesita una nueva evaluación de impacto ambiental»

La línea Haro Norte de media tensión está cada vez más cerca de ser una realidad. La Dirección General de Calidad Ambiental del Gobierno de La Rioja ha resuelto que el proyecto presentado por Iberdrola, con una evaluación simplificada, no necesita pasar «un procedimiento de evaluación de impacto ambiental ordinario», necesario cuando una iniciativa puede tener «efectos significativos sobre el medio ambiente», según se recoge en el documentado publicado el 14 de septiembre en el Boletín Oficial de La Rioja.

Iberdrola tiene previsto implantar una nueva línea de media tensión, de 66 kilowatios, que entrará en La Rioja por los montes Obarenes y pisará 3.229 metros de suelo riojano hasta conectar con la subestación eléctrica, situada en el término municipal de Haro. En la última medición se constató que el trazado de la línea era más largo que el previsto y superaba los tres kilómetros. Esa longitud hacía necesario que fuera Medio Ambiente quien dictaminara la necesidad de un nuevo estudio de impacto ambiental.

Para emitir su resolución, desde la Consejería se consultó a diferentes administraciones y organismos, según se recoge en el BOR. El Ayuntamiento de Haro, la Plataforma en Defensa del Paisaje del Rioja, Bodegas Bilbaínas y Bodegas Muga consideraron que el proyecto presentado por Iberdrola sí necesitaba una nueva evaluación ya que estimaban que «sí tiene efectos significativos sobre el medio ambiente». En sus motivos alegaban la longitud del proyecto, zona de viñedos históricos, la acumulación con otros proyectos ya que por la zona cruzan gaseoductos, carreteras y líneas aéreas o la protección de la fauna.

El resto de organismos consultados, como las direcciones generales de Cultura y Turismo, Salud Pública, Urbanismo u Obras Públicas, entre otras, no han creído necesario someter el proyecto de la eléctrica a un nuevo análisis. Medio Natural era de la misma opinión pero la compatibilidad la unía a «siempre que se cumplan una serie de condiciones» como «colocar balizas salvapájaros o señalizadores visuales a su paso sobre el río Tirón y sus riberas» o la solicitud de la autorización a Medio Natural para ocupación de monte de utilidad pública, entre otras.

En la resolución publicada por el BOR reiteran que «ninguno de los informes emitidos por los departamentos de la administración autonómica menciona la posibilidad de que la ejecución del proyecto vaya a afectar significativamente a los valores ambientales, patrimoniales, culturales, paisajísticos o a la salud de las personas en esta zona». Y en cuanto a la acumulación con otras infraestructuras, el informe asegura que «son los esperados de una línea eléctrica que parte de una subestación eléctrica ya existente».

Ocho años de proyecto

La redacción del proyecto para la instalación de la línea Haro Norte comenzó a redactarse en el 2008. Iberdrola decidió en el 2014 paralizar la iniciativa debido a la candidatura del paisaje del viñedo a Patrimonio de la Humanidad y lo retomó meses más tarde. La eléctrica barajaba varias opciones de trazado y finalmente ha optado por la de 3.229 metros que llegará hasta la subestación a través de dicienueve postes eléctricos. La eléctrica mantiene que son torres de media tensión, de menor tamaño que las de 220 kilowatios, que también existen en esta zona de la comarca jarrera.

Hace unos meses se encontraron con un error en la medición del trazado que obligó a solicitar un informe a Calidad Ambiental. Ahora, con el visto bueno del Gobierno de La Rioja, Iberdrola puede continuar con la tramitación para la instalación de la nueva línea.

Un portavoz de Iberdrola consultado por este diario aseguró ayer que «es un paso más» aunque dijo desconocer la fecha en la que podrán comenzar las obras. «Hay que seguir haciendo trámites», aseguran. Obtener las autorizaciones previas para hacer obras e instalaciones dentro de la zona de afección de las carreteras autonómicas y para cruzar la autopista AP-68 son algunas de ellas.

También la solicitud de licencia de obras al Ayuntamiento de Haro, Administración que siempre se ha mostrado en contra de esta opción que presenta Iberdrola para la instalación de la línea Haro Norte. Desde el Consistorio jarrero han optado siempre por un cambio de trazado u otras alternativas.

Iberdrola, según recoge la resolución del BOR, defiende que «la instalación de la línea eléctrica supondrá un beneficio general para el conjunto de la comarca ya que permitirá incrementar la potencia suministrada, mejorar el suministro eléctrico y evitar problemas de abaste- cimiento».