La Rioja

Salud ordena desinfectar el sistema de agua de 160 viviendas tras un caso de legionela

Imagen de una de las esquinas de la comunidad de propietarios en la que se ha detectado un caso de legionelosis.
Imagen de una de las esquinas de la comunidad de propietarios en la que se ha detectado un caso de legionelosis. / JUAN MARÍN
  • El contagiado es un anciano de 73 años que ya ha sido dado de alta tras estar ingresado en el San Pedro

«Nos dirigimos a ustedes para informarles de que nos han comunicado desde la Dirección General de Salud Pública y Consumo que se ha detectado un caso de contaminación por legionela en la comunidad». El administrador de fincas de las calles Congreso 1, Senado 2 y del paseo de la Constitución 10-24 se dirigía así a los propietarios el pasado 22 de septiembre después de que, tras el ingreso de un vecino en el San Pedro con legionelosis, se procediese a tomar muestras en los acumuladores de agua caliente comunitarias con resultado positivo.

Según ha confirmado a Diario LA RIOJA la propia Consejería, a raíz del diagnóstico de la enfermedad a un varón de 73 años este mismo mes -y que ya ha recibido el alta hospitalaria-, se ha procedido a aplicar el protocolo de vigilancia epidemiológica y el procedimiento de sanidad ambiental. La citada comunicación, de hecho, sería parte de ello. Y es que, entre tanto se procede a la desinfección térmica y los resultados de la analítica den negativo, se han dado unas «sencillas instrucciones» a los vecinos de hasta 10 bloques -y un total de 160 viviendas- que se suministran del mismo acumulador.

«Hasta que no se lleve a cabo la limpieza y desinfección de todo el sistema de agua caliente es preferible que para el aseo personal utilicen el baño en vez de la ducha; si no disponen de bañera, se recomienda desmontar las alcachofas de las duchas para conseguir disminuir la presencia de aerosoles, ya que la infección por legionela se produce por inhalación de 'gotículas' de agua contaminadas por la bacteria», es la recomendación de Salud que ha hecho llegar el administrador de fincas en cuestión a los propietarios y posibles inquilinos. Al mismo tiempo, y según el escrito que cuelga en los 10 portales, «se va a proceder a subir la temperatura del agua por lo que se recomienda precaución en su uso».

Vecinos de los bloques en cuestión, entre los que se ha generado la lógica alerta -cuando no alarma-, explicaban a Diario LA RIOJA que ayer la empresa responsable del mantenimiento, en contacto con la Inspección de Sanidad, procedía al tratamiento adecuado cortando el agua caliente para proceder a la desinfección -si bien las tareas de control del brote, según los nuevos carteles colgados ayer, comenzaron desde el pasado lunes 26-.

Desde la Dirección General de Salud Pública y Consumo, encargada de inspeccionar las instalaciones más susceptibles de albergar el germen -sistemas de agua caliente sanitaria de edificios de uso público con un número de puntos terminales generadores de aerosoles de 10 o más y torres de refrigeración y sistemas análogos-, se hace un llamamiento a la tranquilidad al considerarlo un 'caso aislado' y se insiste en que La Rioja se sitúa entre las de menor tasa de incidencia de legionelosis.

11 fallecidos desde el 2000

La región ha venido registrando entre cuatro y doce casos en la última década, una media anual de 8 incidencias desde el 2006 siendo el último brote en el 2002, con hasta cuatro fallecidos, y la última muerte en el 2011, es decir, hace ya casi cinco años. Tal incidencia, sin embargo, se ha saldado con un total de 11 muertes desde el 2000, según los datos oficiales. Salud Pública y Consumo aclara, en cualquier caso, que la gravedad o no de la infección depende de muchos factores tales como la detección temprana, la respuesta al tratamiento y, especialmente, el estado de salud general del paciente. No en vano, de los fallecidos, todos menos dos eran pacientes que presentaban patologías previas.

Tampoco hay que olvidar que los positivos en las inspecciones, es decir, la detección de la bacteria en las instalaciones, no quiere decir que haya contagio necesariamente y derive en casos de legionelosis. Así, por ejemplo y con datos del 2015, en cuento a los sistemas de agua caliente, el resultado de la inspección resulta conforme en el 80% de las instalaciones y no conforme en un 17,6%, motivado por una ejecución deficiente del programa de mantenimiento, por no haber realizado la limpieza y desinfección y/o analítica correspondiente a ese año o por temperatura de consigna no adecuada, siendo 5 los edificios en los que se detectó legionela.