La Rioja

Hasta la última gota de sangre

La consejera, con los miembros del comité que ha consensuado la nueva guía. :: J. herreros
La consejera, con los miembros del comité que ha consensuado la nueva guía. :: J. herreros
  • El documento regirá en el San Pedro y la Fundación Hospital de Calahorra con el objetivo de garantizar el autoabastecimiento del sistema sanitario riojano

  • Una guía fija los criterios para optimizar las transfusiones de componentes sanguíneos

Una correcta gestión de las transfusiones de sangre no sólo implica atraer al mayor número posible de donantes. Para mantener el equilibrio, el otro lado de la balanza exige una aplicación ajustada a las necesidades de los componentes sanguíneos disponibles. Con ese fin de optimización de los recursos acaba de presentarse la nueva Guía Transfusional de La Rioja. Un documento consensuado por el comité conformado al respecto y elaborado por siete facultativos de las áreas más directamente implicadas y que será de obligado cumplimiento tanto en el San Pedro como la Fundación Hospital de Calahorra. En el primer centro se distribuirán 2.500 ejemplares y en el segundo, 700.

Además de mejorar las condiciones en torno a la seguridad del paciente, el prontuario homogeneiza y estandariza los criterios de transfusión siguiendo parámetros estrictamente clínicos. Así lo explicó el director técnico del Banco de Sangre, Carlos Sola, tras la reunión mantenida entre los autores de la guía y la consejera de Salud. «Se trata de transfundir de forma eficaz», prologó. «Para ello se individualiza a cada paciente para conocer cuáles son sus necesidades exactas y qué hemocomponentes precisa para aplicarle sólo eso y en la cantidad que requiere», indicó. No se trata, según matizó, de limitar las dosis. «Tras esa evaluación precisa, a algunos habrá que aplicarles más y a otros menos», aseguró para recordar cómo en agosto -último dato disponible- aumentó el 5% la ratio de donantes aunque en lo que va de año se registra el 4% menos. «Lo importante es que se mantiene un stock importante y notablemente mayor a otros ejercicios, logrando un equilibrio entre las necesidades y los donantes», apostilló abundando en el autoabastecimiento como meta. Un objetivo que suscribió el coordinador autonómico de Hemovigilancia, Fernando Martínez Soba. «En ocho meses se han rebajado el 11% las necesidades de transfusión, confirmando así la eficiencia». Además de agradecer la implicación de los expertos, María Martín recalcó cómo con esta guía «se van dando los pasos para que la sanidad riojana sea cada día más segura y cumpla todos los requisitos».