La Rioja

«Son casos aislados y existen los medios efectivos para su control»

  • La directora general de Salud Pública reconoce que la legionela es difícil de erradicar, "pero existen medios para su control"

«Son casos aislados, habituales si se quiere, por lo que ni son raros ni nos pillan por sorpresa... Hay que alertar, pero sin alarmar, por lo que el mensaje con el que nos debemos quedar es el de tranquilidad total. La legionela es difícil de erradicar pues es un germen ambiental, pero existen medios afectivos para su control». Rosa López Garnica, directora general de Salud Pública y Consumo, deja claro que la lucha contra la legionela -una enfermedad de declaración obligatoria- está a día de hoy muy protocolarizada y que, teniendo en cuenta que el 'riesgo cero' no existe, «debemos saber qué hacer para prevenir».

Los esfuerzos para ello se dirigen así a controlar la colonización, multiplicación y dispersión de la bacteria en las instalaciones de riesgo, que se encuentran censadas. Y es ahí donde su correcto mantenimiento resulta fundamental. De las inspecciones -también obligatorias- surgen positivos por legionela, es decir, se detecta la bacteria, que no tienen por qué ocasionar casos de legionelosis. «Los datos son los que son y en La Rioja son casos esporádicos», sentencia.

La legislación vigente (Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis) señala la importancia de evitar la entrada de legionela a la instalación, evitar su multiplicación en el interior de la misma, impidiendo y controlando las condiciones que favorecen su multiplicación (temperatura y suciedad), y finalmente evitar su aerosolización, controlando la generación y el vertido de aerosoles.

Además, también se cuenta con un protocolo de vigilancia epidemiológica. Al respecto, y en el reciente caso del varón de 73 años de Logroño, en el momento del alta hospitalaria se elaboró la correspondiente encuesta epidemiológica «en busca del posible foco de contaminación». Se visitó por ello el domicilio del paciente, se fue al edificio en cuestión, se inspeccionó la instalación de agua caliente sanitaria, se tomaron muestras y dio positivo. «Se comunicó a la administradora de fincas para que se proceda a la desinfección y, mientras tanto, se han dado unas sencillas instrucciones a los vecinos de fácil seguimiento», concluye la directora general.