La Rioja

La Agencia Tributaria registra la tienda 'Gusta' por un presunto fraude fiscal

Diferentes momentos de la intervención de los agentes de la Agencia Tributaria en la tienda Gusta de Logroño durante la mañana de ayer. :: justo rodríguez
Diferentes momentos de la intervención de los agentes de la Agencia Tributaria en la tienda Gusta de Logroño durante la mañana de ayer. :: justo rodríguez
  • El establecimiento, ubicado en la Gran Vía, pertenece a una cadena con puntos de venta en Zaragoza y Pamplona y propiedad de un empresario chino

Pasaban pocos minutos de las 10 horas de ayer cuando la rutina del entorno del número 41 de la calle Gran Vía de Logroño se rompió. Hasta ese portal, sólo separado por una tienda de telefonía móvil del establecimiento de moda Gusta (propiedad de una familia de origen chino que también cuenta con puntos de venta en, al menos, Zaragoza y Pamplona) se desplazaron ocho agentes de Policía Nacional para «ofrecer cobertura» a los inspectores de Aduanas de la Agencia Tributaria. Según ha podido saber diario LA RIOJA, la entidad que gestiona el sistema tributario y aduanero investiga el presunto fraude fiscal por parte de los responsables de la cadena de ropa, que habrían creado una especie de 'caja b' para no declarar parte de su actividad económica. También en la jornada de ayer, según ha podido saber Diario LA RIOJA de fuentes próximas a la investigación, agentes de la Agencia Tributaria practicaron diferentes registros en establecimientos de Zaragoza que estarían vinculados con el de Logroño, si bien no se trataría de una operación nacional.

En la capital riojana los miembros de la Agencia Tributaria trabajaron en un doble escenario: por un lado en el establecimiento comercial, que permaneció bajo custodia policial durante todo la jornada de ayer. En su interior, uno de los agentes de Policía Nacional custodiaban la zona de la caja registradora junto a miembros de la Agencia Tributaria que también revisaron, casi una a una y anotando referencias, las prendas y complementos de los diferentes expositores y las reservadas en el almacén. En esas operaciones de registro también participaron dos perros de la unidad canina de la Policía Nacional. A última hora de la mañana, uno de los agentes de Aduanas, abandonaba el establecimiento con un equipo informático.

De manera paralela, y para sorpresa de los vecinos, los agentes también registraron una vivienda de la segunda planta del número 41 de la calle Gran Vía, en donde, según confirmaron los vecinos, viven los responsables del establecimiento de Logroño y hasta el que, periódicamente, se desplazaría el dueño de la cadena para comprobar la evolución del negocio.

En el registro de la vivienda (también con perros de la unidad canina) participó un cerrajero que tuvo que abrir la puerta de una de las habitación que permanecía cerrada sin que los residentes aportaran las llaves. De igual manera, los agentes localizaron los mandos de un garaje de la calle Lardero que también registraron y de varios vehículos que los responsables de la Agencia Tributaria buscaron en el aparcamiento subterráneo de la calle Gran Vía.