La Rioja

El eco de las urnas al otro lado del Ebro

Votantes de Oyón, el pasado domingo. :: miguel herreros
Votantes de Oyón, el pasado domingo. :: miguel herreros
  • La Rioja Alavesa replica (con matices) el patrón de los resultados electorales en el conjunto del País Vasco

  • El PNV conserva una hegemonía que el PP le arrebata en Laguardia y Baños, mientras el PSOE únicamente resiste la fuga de votos en Samaniego

logroño. Las elecciones autonómicas vascas se quedaron el domingo a las puertas de La Rioja. Exactamente, en las urnas de los municipios que integran La Rioja Alavesa y cuyos resultados describen un dibujo teñido mayoritariamente con el verde del PNV. Como en el conjunto de la región vecina, la formación comandada por Íñigo Urkullu se ha erigido como la fuerza mayoritaria en buena parte del otro lado del Ebro. Sólo el PP ha sido capaz de disputar la hegemonía del PNV, logrando ser la fuerza más votada en Laguardia y Baños de Ebro - en este último caso, por una diferencia mínima de una papeleta (56 por 55) a favor de la candidatura de Alfonso Alonso- convirtiéndose así en los únicos feudos 'azules' de toda la comunidad junto a Armiñón.

La comparativa entre ambas formaciones descubre otra variable llamativa. Así como el PNV ha incrementado o igualado el volumen de sufragios en relación a las últimas elecciones autonómicas en todas las plazas excepto cuatro donde además la disminución ha sido muy ligera, el PP ha operado una tendencia inversa ganando apoyos sólo en la localidad de Navaridas. Un retroceso que no le ha impedido encabezar las preferencias de los electores en Baños de Ebro y Laguardia.

La Rioja Alavesa ha sido también reflejo de la debacle experimentada por el PSOE en el conjunto del País Vasco. Los socialistas vascos han perdido terreno en todos los municipios que lindan con La Rioja con la salvedad de Samaniego, donde han ganado dos respaldos sobre los 38 recabados en el 2012. También en Moreda la caída ha sido notable (31 votos frente a 41), pese a lo cual se sitúan como la segunda fuerza por detrás del PNV con el 20,66% del total de los escrutinios.

EH Bildu ha visto igualmente cómo su registro electoral se ha reducido de forma ostensible respecto a las últimas autonómicas. En su caso, damnificados más directamente por la irrupción de Elkarrekin Podemos, que también en La Rioja Alavesa ha recolectado un notable puñado de sufragios que le han servido para pasar de la nada a ocupar once escaños en el Parlamento vasco. El grupo abertzale sólo ha ganado apoyos en Moreda, Navaridas y Samaniego. En los tres pueblos de forma muy ligera respecto al 2012 y sólo en el último superando con holgura el nivel alcanzado allí por la lista encabezada por Pilar Zabala. A pesar de caer levemente en Villabuena, es donde EH Bildu presenta más músculo de toda la zona acaparando el 31,1% de las papeletas.

Oyón se abstiene

Oyón ha sido con 2.316 el municipio de La Rioja Alavesa con más electores, pero también el que mayor grado de abstención ha registrado: el 44,3% que supera en casi 30 puntos a la localidad más participativa. Los resultados en el municipio aglutinan todas las tendencias apreciadas a ese lado del Ebro. PNV y populares se han 'intercambiado' la relación de respaldos. El PP, que fue la marca más votada en el 2012 se ha dejado ahora cien papeletas, mientras los peneuvistas han ganado 68 en este tiempo. El PSOE se ha quedado en 175 (86 menos), EH Bildu ha pasado en cuatro años de 270 a 225 y Podemos se ha hecho con 168 en su estreno.