La Rioja

Nido de avispa asiática retirado ayer. :: Bomberos de Logroño
Nido de avispa asiática retirado ayer. :: Bomberos de Logroño

La avispa asiática ya está en el casco urbano logroñés

  • Los bomberos de la capital neutralizaron y retiraron ayer un nido de la voraz vespa velutina en la calle María de la O Lejárraga

La avispa asiática, la temible especie invasora, avanza con lentitud pero sin pausa por La Rioja y ya ha sido detectada en el casco urbano de Logroño. De hecho, los bomberos de la capital procedieron ayer a la neutralización y retirada de un nido de vespa velutina nigrithorax, el temible depredador que diezma de forma vertiginosa las colonias de abejas y que amenaza con colonizar en una década toda la Península Ibérica, a la que entró por Irún procedente de Francia en el 2010. La actuación de ayer, tras un aviso ciudadano, se desarrolló a las 10.15 horas en una zona de hiedras en la logroñesa calle María de la O Lejárraga, junto al parque Miguel Hernández. Fuentes de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente confirmaron a Diario LA RIOJA que efectivamente el nido retirado era de avispa asiática.

La constatación oficial de la llegada de la vespa velutina nigrithorax a La Rioja data del 5 de diciembre del 2014, fecha en la que fue retirado un enorme nido en una zona arbolada de Brieva. Desde entonces, el registro del Plan de Acción para la Gestión y Control de la Avispa Asiática del Gobierno de La Rioja contabiliza otros ocho nidos, aunque tres de ellos, detectados a finales del pasado año, se encontraban en localidades alavesas de Salinillas de Buradón (2) y Laguardia. Ese año fueron hallados otros dos en Haro, en julio y noviembre. El de ayer es el tercero de este año, tras los neutralizados en El Cortijo (7 de enero) y cerca de Bodegas Campo Viejo (25 de abril).

La otra pata del Plan de Acción, la caza de ejemplares, prioritariamente reinas, también ha dado resultados. De hecho, el pasado 11 de septiembre se registró la novena captura de una avispa asiática en la región en los dos últimos años. Fue en Castañares de las Cuevas, término perteneciente a Viguera, donde se obtuvo el séptimo ejemplar de vespa velutina de este 2016 tras los contabilizados en Varea, Anguiano, El Cortijo, Villalba de Rioja (2) y Ollauri.

«La verdad es que frente a esto poco más se puede hacer. La detección de ejemplares nos lleva a la otra clave de la batalla, el hallazgo de nidos y su destrucción porque, además de acabar con las avispas que están en su interior, se evita el nacimiento de las futuras reinas, hasta 300 por nido, y la construcción al año siguiente de decenas o cientos de nuevos nidos», resaltaba recientemente, en declaraciones a Diario LA RIOJA, Javier Puértolas, jefe de servicio de Ganadería, quien confesaba la leve esperanza de que «en La Rioja, con factores limitantes como los altos contrastes de temperaturas y la altitud de la sierra, les cueste aclimatarse, pero la experiencia de Francia es que ha colonizado todo el sur al margen de las condiciones».

En los mismos negros augurios coincidía Francisco Alonso Chávarri, responsable de Apicultura del servicio de Ganadería de la Consejería de Medio Ambiente, quien confesaba que «hay preocupación, evidentemente. Aunque es cierto que es una incógnita cómo se van a comportar aquí, optimistas no podemos ser. Yo estoy convencido de que el valle del Ebro va a ser colonizado entero por esta especie en 3, 4 o 5 años a no ser que se descubra una feromona que nos permita controlarlas».

Ante dicho panorama, aunque esta especie no es especialmente agresiva con los humanos ni su picadura más dolorosa que la de otras avispas, el Plan de Acción se apoya también en un ambicioso capítulo formativo, por el que han pasado ya guardias forestales, bomberos y personal de parques y jardines y que en breve se extenderá a las policías locales. En caso de hallar un nido sospechoso hay que alertar al SOS Rioja 112.