La Rioja

El déficit de la Seguridad Social en La Rioja crece a un ritmo de 444.000 euros al día

  • El organismo acumula un desfase desde el 2009 de 779 millones, de los que más de 162 se generaron en el 2015

El déficit de la Seguridad Social, esto es, la relación entre los ingresos por cotizaciones y los gastos en pensiones y otras prestaciones, crece cada día en La Rioja a un ritmo de 444.110 euros. El año pasado el organismo público registró unos números rojos de 162,2 millones de euros en la región y el acumulado, tras siete años de déficit continuo, alcanza ya los 778,6 millones de euros.

Según los datos de la Tesorería General de la Seguridad Social, el sistema está en quiebra no sólo en La Rioja si no en otras trece autonomías porque no genera la suficiente caja para afrontar todos los compromisos de pago que debe hacer en cada territorio. Al cierre del 2015 sólo registraban superávit Madrid (1.050,6 millones de euros), Canarias (180,2) y Baleares (163,1). Los mayores déficit en términos nominales se registraron en Cataluña (3.876,5 millones), Andalucía (3.541,7) y Galicia (2.649,1).

El modelo español de Seguridad Social se concibió para garantizar el principio de solidaridad interterritorial de forma que los excedentes generados en determinadas comunidades enjugasen los descubiertos del resto. Hasta el 2008, de hecho, el sistema registraba superávit en La Rioja, Baleares, Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid, Murcia y Navarra.

Sin embargo, la caída de las cotizaciones sociales, como consecuencia de la destrucción de empleo durante la crisis, unido al incremento del número de pensionistas (por el envejecimiento del perfil demográfico) empezó a hacer un agujero en las cuentas del organismo, que el año pasado cerró con un desfase global superior a los 21.500 millones de euros.

Esta es la razón por la que el Gobierno central está haciendo uso del fondo de reserva desde el 2012 para atender las necesidades en materia de prestaciones contributivas (sobre todo el abono de las pagas extraordinarias a los pensionistas) originadas por las desviaciones entre los ingresos y los gastos de la Seguridad Social. Desde ese año y hasta el 2015 las disposiciones realizadas ascendieron a 47.200 millones de euros, según el último informe enviado por el Gobierno a las Cortes Generales. La popularmente conocida como 'hucha de las pensiones' cerró el 2015 con un remanente de 32.500 millones de euros, pero las retiradas de dinero que lleva realizadas el Gobierno en lo que va del actual ejercicio han rebajado el saldo a 24.207 millones, un importe que se aleja mucho de los casi 67.000 millones de euros que acumulaba en el momento de mayor ahorro.

El pronóstico para este año es que el déficit de la Seguridad Social siga inflándose. Y la razón no es otra que la recuperación del empleo no se está trasladando al sistema. En el caso de La Rioja, el número de afiliados entre el 2013 y el 2015 creció el 5,5%. Sin embargo, la evolución de las cotizaciones en ese periodo fue inferior, repuntando tan sólo el 0,7%. Esto obedece a que, en efecto, se están creando nuevos puestos de trabajo, pero con unas bases de cotización bajísimas por el crecimiento del empleo a tiempo parcial y a medidas como la tarifa plana en las cotizaciones que merman los ingresos de la Seguridad Social.

1,8 cotizantes por pensionista

Así, La Rioja carece del suficiente número de trabajadores en activo (120.360 al cierre de agosto) para mantener el modelo de las pensiones públicas (67.665). La ratio actual se sitúa en 1,8 cotizantes por pensionistas, esto es, por debajo del umbral de dos cotizantes recomendado para mantener el sistema. Nada que ver con la correlación de 2,15 afiliados por beneficiario de prestaciones del 2008. De esta forma, para que a la Seguridad Social le cuadrasen las cuentas en La Rioja, necesitaría que el número de cotizantes en la región aumentase el 12,4% (14.970 afiliados más en términos absolutos).

Durante el 2015, los ingresos por cotizaciones sociales en la región crecieron por segundo año consecutivo, aunque todavía se encuentran muy lejos del techo máximo de los últimos diez años alcanzado en el 2008 con 655,8 millones de euros. En cuanto a los gastos en pensiones contributivas y otras prestaciones, el año pasado se registró una cifra récord, con 764,1 millones de euros. En este sentido, cabe señalar que la cuantía destinada a sufragar el pago de estas retribuciones no ha dejado de crecer a lo largo de la última década.

Para que el déficit acumulado por la Seguridad Social en La Rioja desde el 2009 se quedase a cero, cada riojano en activo debería aportar 6.469 euros. Para hacerse una idea de la deuda global basta señalar que representa el 9,4% del PIB riojano.