La Rioja

Un plantón demasiado caro

Pacientes, en una imagen de este pasado viernes, a la espera de la llamada para ser atendidos en las consultas especializadas del CARPA logroñés. :: Sonia Tercero
Pacientes, en una imagen de este pasado viernes, a la espera de la llamada para ser atendidos en las consultas especializadas del CARPA logroñés. :: Sonia Tercero
  • Más de 15.000 riojanos se saltan cada año, sin aviso previo, la cita médica con el especialista -63 pacientes diarios-, el 8,9% del total de consultas programadas

A 'pedradas' contra el tejado de nuestros propios hospitales y centros de salud. La inasistencia sin previo aviso de miles de pacientes riojanos a las consultas de Atención Especializada cronifican uno de los grandes problemas del sistema público de Salud de La Rioja cuya solución está en manos de los propios usuarios.

El multitudinario plantón a los médicos es más costoso de lo que parece. Salud estudia cómo cuantificarlo económicamente, pero las estadísticas son tozudamente rotundas. Sólo el pasado año, 15.521 pacientes riojanos se saltaron su primera consulta con el médico especialista o la prueba diagnóstica programada, lo que supone nada menos que 63 pacientes diarios y el 8,9 de citas fallidas respecto al conjunto de las fijadas en la región a lo largo del pasado 2015, algo más de 182.000.

Aunque tampoco Atención Primaria esquiva el 'absentismo' que, pese a suponer solo el 5%, acumula 786 citas fallidas diarias, la dimensión real del problema es más preocupante en la especializada, ya que equivale a un hipotético cierre durante un mes de todas las consultas del Hospital San Pedro, el CARPA y la Fundación Hospital de Calahorra. «Sí, esas 15.521 citas médicas fallidas se acercan a la cifra mensual de primeras consultas especializadas que se realizan en La Rioja, lo que supone que los pacientes que no avisaron de su inasistencia provocaron la pérdida de un mes de capacidad de actividad de nuestra sanidad», advierte Juan Ramón Rábade, director del Área de Salud de La Rioja.

Odontología y Salud Mental

El plantón por parte del paciente en este tipo de asistencia médica provoca la infrautilización tanto de los recursos humanos como de los materiales que están dispuestos para prestar un servicio que requiere de una programación anticipada, recuerdan desde Salud. «Que 63 pacientes diarios nos fallen sin previo aviso nos resta una capacidad importante de respuesta y la eficiencia en el uso de los recursos repercute, por ejemplo, en la posibilidad de que puedan beneficiarse de esa inasistencia alguno de los pacientes que están en lista de espera en diversas especialidades», admite Rábade, quien destaca que «si un paciente nos avisa con entre 48 y 72 horas de antelación, e incluso solo 24 horas antes en algunas especialidades, nos da margen de maniobra suficiente para citar a otros usuarios».

La estadística de Salud permite desglosar incluso la problemática por especialidades para establecer un ranking en el que año tras año se mantiene en lo más alto el servicio de Odontología, con un índice de consultas fallidas del 29%, seguido de Salud Mental, con el 25%. También por encima del 8,9% de media destacan Cirugía Maxilofacial (13%), Rehabilitación (12%), Infecciosas (11%) y Alergología, Endocrinología, Medicina Interna y Neurología, todas ellas con el 9%. En el lado contrario aparecen Cuidados Paliativos (1%), Oncología (2%) y Anestesia, Reumatología y Unidad del Dolor, con el 3%.

«En el caso de Salud Mental tiene que ver mucho con la tipología del paciente y su adherencia con los tratamientos y el propio servicio, ya que en algunos casos hay una posición de no reconocimiento, de miedo y de rechazo a iniciar el proceso terapéutico por parte del propio paciente», explica Rábade, quien añade que «en Odontología, que año tras año, tanto en La Rioja como en otros servicios de Salud del país, se mantiene como la especialidad con mayor índice de fallo en las consultas, no le encontramos una explicación lógica más allá de que hay veces que pacientes con un problema que les causa dolor renuncian a acudir a la cita si la molestia remite o desaparece».

Justo lo contrario de lo que ocurre en Cuidados Paliativos, Unidad del Dolor, Oncología... «Ahí hablamos de enfermedades con mayor entidad y gravedad, con lo que el paciente entiende la importancia de ser atendido a la mayor brevedad posible, por eso el porcentaje de citas fallidas es muy bajo», resume el director del Área de Salud.

«Los mismos índices se aprecian en pruebas complementarias y técnicas diagnósticas, como las colonoscopias, donde el porcentaje de fallidos es del 2%; o las gastroscopias, donde sólo falla el 3%», se felicita Rábade, quien, no obstante, considera que «son cifras muy bajas, pero que están ahí». Frente a ello, reitera la importancia de que el paciente avise de la cancelación de la cita y, a poder ser, con margen suficiente. «Si un paciente citado para una colonoscopia cancela su cita uno o dos días antes, posiblemente no dé tiempo a citar a otro usuario porque esta prueba requiere que éste se prepare con antelación, pero sí nos permitirá sustituir esa colonoscopia por dos gastroscopias», ejemplifica el responsable sanitario.

105.000 recordatorios

Por ello, la Consejería de Salud no ha dejado de potenciar el sistema de recordatorio a los pacientes implantado en el 2007, año en el que el porcentaje de inasistencias superaba, con el 14%, en más de 5 puntos el actual 8,9%. Así, solo durante el pasado 2015, la sanidad riojana telefoneó a 75.055 pacientes para recordarles, con entre 48 y 72 horas de antelación, la fecha y hora de su consulta médica programada en las especialidades que habitualmente más demanda acumulan; para las endoscopias digestivas, que requieren de una preparación previa del usuario; y para las pruebas radiológicas. De ellos, el 80% fue localizado y ratificó su asistencia y el 2% anuló la cita o solicitó un cambio de fecha, pero con ese un margen suficiente para que los responsables sanitarios rellenaran el hueco dejado.

La implantación del sistema, reforzado además con el envío, con el mismo fin y la misma antelación, de mensajes vía SMS a los usuarios citados -30.059 comunicaciones el pasado año-, ha provocado una lenta mejora estadística hasta lograr reducir por debajo del 8% el número de pacientes fallidos en el caso de las consultas e inferior al 3% en el área de las pruebas endoscópicas y radiológicas.