La Rioja

El calagurritano Jorge Escribano, investigadorde la Universidad de Zaragoza. :: cedida.
El calagurritano Jorge Escribano, investigadorde la Universidad de Zaragoza. :: cedida.

«EEUU valora mucho más una carrera de investigador a nivel social y profesional»

  • El calagurritano Jorge Escribano ha participado en un proyecto que puede ayudar a comprender el comportamiento de las células tumorales

  • Jorge Escribano Ingeniero Industrial e investigador

El calagurritano Jorge Escribano (28 años) es ingeniero industrial y se siente más que afortunado por haber podido participar en un importante estudio sobre el movimiento de las células que afecta al cáncer y otras enfermedades. Se trata de un avance médico surgido de la ingeniería y las matemáticas y de él ya se ha hecho eco la revista Science.

- Recientemente ha participado en un importante estudio para la lucha contra el cáncer, ¿en qué ha consistido la investigación?

- Este trabajo está liderado por el Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC )y por los doctores Xavier Trepat y Pera Roca Cusachs. Dentro de la Universidad de Zaragoza hemos formado parte de él mi director de tesis, José Manuel García Aznar, y yo. Nuestro papel ha sido desarrollar un modelo matemático que permite entender el fenómeno de migración colectiva. Este modelo se basa en un equilibrio de fuerzas siendo capaz de simular cómo las células se mueven de forma colectiva hacia tejidos rígidos. El hecho de que la rigidez del tejido podía regular el movimiento de células aisladas ya era algo conocido desde hace tiempo, sin embargo este trabajo lo que demuestra es que este efecto se amplifica cuando las células se mueven en grupo. Las células son capaces de sentir las propiedades del entorno que las rodea realizando estímulos mecánicos. Cuando las células están en grupo son capaces de comunicarse unas con otras y sentir esta información a nivel global, desarrollando un movimiento más eficiente y direccional.

- ¿Cómo se pueden aplicar las conclusiones del estudio a la medicina?

-Este trabajo puede tener aplicaciones tanto para procesos tumorales como para regeneración de heridas. Las células tumorales y las cicatrices son más rígidas que el entorno que las rodea y se cree que el movimiento colectivo es clave para entender cómo las células se mueven en ambos casos, abriendo así la posibilidad de poder controlarlo para reducirlo en un caso o fomentarlo en otro.

- ¿Personalmente, qué le ha supuesto participar en esta experiencia?

- A nivel personal este proyecto era un gran reto. Supuso un gran esfuerzo durante un largo periodo de tiempo, con momentos difíciles. Es una experiencia muy enriquecedora tanto a nivel profesional (por experiencia adquirida trabajando con investigadores de primera línea mundial) como personal, por la seguridad que da a la hora de enfrentar nuevos proyectos.

- Ahora se encuentra en Boston. ¿Qué trabajo está desempeñando actualmente?

- Ahora sigo con mi doctorado en la Universidad de Zaragoza, donde tengo un contrato oficial del Estado. Dentro de este contrato se incluyen unas ayudas para viajar cuatro meses cada año a una universidad extranjera. El año pasado estuve en Purdue University (Indiana) estudiando cómo migran las células en ambientes de dimensiones. Este año estoy en Boston, en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), para trabajar en un proyecto de extravasación celular. Consiste en ver cómo una célula cancerígena o tumoral que se adhiere a la pared de un vaso sanguíneo es capaz de atravesar la capa de células que conforman este vaso. Esta es una fase fundamental en la metástasis ya que esta célula tumoral invade el tejido del cuerpo pudiendo llegar a un órgano distinto al que se originó.

- ¿Considera que el Gobierno de España apoya suficientemente a los investigadores?

- Creo que el apoyo del Gobierno a la investigación es bastante escaso. Tanto para la formación de personal como para el desarrollo de proyectos. Sí que es cierto que hay ayudas. Yo, por ejemplo, estoy financiado por el Gobierno. Sin embargo el número de ayudas y las cuantías de dinero que se dan en cada una son bastante escasas. Para llevar a cabo proyectos importantes es necesario pedir ayudas europeas, las cuales son muy difíciles de conseguir. Si lo comparas con otros países la diferencia es abismal. En Estados Unidos, que es el caso que mejor conozco, aun teniendo en las obvias diferencias económicas entre ambos países, la importancia que da este país a la investigación es mucho mayor. Y no solo a nivel económico, una carrera investigadora está más valorada a nivel social y profesional.