La Rioja

Detenido un individuo tras apedrear la estación de autobuses de Nájera

Cristaleras de la estación de autobuses de Nájera apedreadas por un individuo en la madrugada del viernes al sábado. :: p.j.p.
Cristaleras de la estación de autobuses de Nájera apedreadas por un individuo en la madrugada del viernes al sábado. :: p.j.p.
  • El autor fue arrestado de madrugada por la Policía Local y encerrado en los calabozos de la Guardia Civil a la espera de pasar a disposición judicial

Un individuo fue detenido en la madrugada de ayer sábado después de apedrear repetidamente las grandes cristaleras de la estación de autobuses de Nájera. Las huellas del acto se observaban ayer mismo, siendo palpable el resquebrajamiento general de las lunas blindadas.

Eran las tres de la madrugada cuando un vecino residente en la zona comenzó a escuchar fuertes golpes que le llamaron la atención y le llevaron a asomarse a la ventana. El espectáculo que presenció era lamentable: una persona estaba golpeando con una piedra las cristaleras de la estación de autobuses.

Una de las lunas saltó hecha añicos y los cristales quedaron esparcidos por la calle y la sala de espera de la estación. El vecino telefoneó a la Policía Local, cuyos agentes acudieron al lugar. Con dificultades lograron detener al autor de las pedradas, trasladándole a continuación al cuartel de la Guardia Civil para su posterior puesta a disposición judicial.

Según fuentes de la propia Policía Local de Nájera, el detenido había mantenido anteriormente una pelea en Hormilla con otra persona de nacionalidad marroquí. Al parecer, el motivo de la discusión era un desacuerdo sobre si el Ayuntamiento de Nájera había abierto o no el albergue de temporeros, que funciona desde el pasado martes y que tiene capacidad para 250 personas.

Con el enfado encima, el individuo detenido llegó a Nájera y sin preguntar a nadie descargó su rabia sobre las instalaciones acristaladas de la estación de autobuses, un lugar recurrente otros años para pernoctar los temporeros, pero que ahora permanece cerrado por las noches. Las mismas fuentes han señalado que el ahora detenido es uno de los habituales temporeros que acuden a los trabajos de vendimia.