La Rioja

Meteorología avanza un comienzo del otoño cálido y seco en La Rioja

Meteorología avanza un comienzo del otoño cálido y seco en La Rioja

  • El verano fue el tercero más caluroso en España desde 1965, pero en La Rioja fue más suave

LOGROÑO. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé que el inicio del otoño en La Rioja sea cálido y sin precipitaciones, según aventuró ayer el delegado de la entidad en la Comunidad riojana, Evelio Álvarez. El responsable de la AEMET en La Rioja ofreció una conferencia de prensa en la que analizó el comportamiento meteorológico durante los tres meses de verano.

Álvarez apuntó que en España, el recién concluido verano fue el tercero más cálido desde 1965, aunque en La Rioja las temperaturas fueron más moderadas, con subidas medias de 0,65 grados centígrados. Así las cosas, según la AEMT, el pasado fue el noveno verano más cálido de la serie histórica en la región. En cualquier caso, Evelio Álvarez señaló que también se registraron en estos meses tres episodios de ola de calor, es decir, tres días consecutivos o más con temperaturas superiores a 36,7 grados centígrados.

Ausencia de lluvias

En cuanto a las precipitaciones, el verano fue «muy seco porque ni hubo días de lluvia ni las tormentas habituales de verano», una de las notas más características de la temporada meteorológica de este año. En este sentido, las precipitaciones fueron «un cincuenta por ciento inferiores a las mediciones de agua normales». Evelio Álvarez concretó que «de los 95 litros que se consideran normales, únicamente nos quedamos con precipitaciones de 40 litros por metro cuadrado».

El delegado de la AEMET en La Rioja definió el verano como «variado» porque «a episodios de olas de calor les siguieron a continuación noches frías y días de baja temperaturas».

Lo mismo sucedió en septiembre: «Anómalo por el inicio con altas temperaturas a las que siguieron dos bajadas fuertes». En el acumulado del año agrícola, que termina en agosto, Evelio Álvarez aclaró que «sí hay normalidad en las precipitaciones por las lluvias caídas en primavera».

A corto plazo no se esperan lluvias -algo importante para la vendimia- y las temperaturas irán en ascenso, algo que diferentes modelos prevén para las primeras semanas del otoño: «Se espera un otoño más cálido de lo normal», explicó Álvarez, con «precipitaciones más o menos normales».